Cómo recibir las críticas inteligentemente

A lo largo de nuestra vida, vamos recorriendo diferentes caminos en lo personal, laboral o profesional, enfrentando situaciones que nos ponen a prueba y nos permiten crecer y avanzar.

Sin embargo, a veces las cosas no salen como lo esperábamos: ya sea por falta de preparación, insuficiente información o por otros motivos, en lugar de tener éxito cosechamos un fracaso o una derrota.

Ante eso, es muy común recibir críticas desde diferentes lugares: familiares, amigos y en ocasiones gente totalmente desconocida.

Pero estas voces condenatorias también pueden llegar si lograste lo que tú querías y en ocasiones, aunque no hagas nada.

De esto debemos concluir que es innecesario recibir críticas: lo único que podemos manejar es cómo las enfrentamos.

Aprendizaje necesario

“Palo porque bogas y palo porque no bogas”: habrás escuchado muchas veces esta frase que ejemplifica perfectamente la situación. Incluso estas críticas son independientes del resultado: siempre a alguien no le gustará lo que haces o cómo lo haces.

Lo realmente importante y hasta urgente es que aprendas a recibir críticas de una forma constructiva u positiva para ti. Esto lo lograrás desarrollando diferentes maneras de responder.

En primer lugar, es fundamental que entiendas que no son las demás personas las que te molestan, ya que las críticas por sí mismas no pueden hacerte sentir emociones negativas: la única persona que puede realmente hacerte sentir mal o incómodo eres tú mismo/a. Cuando otra persona te realiza una crítica, puede ocurrir que tu mente comience a elaborar pensamientos negativos y estos son los que provocan en ti sentimientos molestos y comportamientos no adecuados.

Por esto, el primer paso para manejar en forma correcta una crítica es aprender a identificar esos pensamientos negativos que tienes cuando te critican. Anótalos y te resultará más fácil trabajar luego con ellos.

Estos son algunos puntos que debes tener en cuenta, que definen la manera en que reaccionarás a las críticas.

– La crítica de una persona cercana genera más malestar que el de una persona menos allegada.

– La crítica resulta más molesta si proviene de varias personas en forma simultánea.

– Las críticas recibidas hacia aspectos tuyos personales que son difícil de cambiar, te resultarán mucho más perturbadoras que las críticas hacia temas fácilmente modificables.

Formas de actuar

Ante las inevitables críticas, cada persona reacciona de manera diferente. Esto puede variar con su historia personal, su educación y su formación y las circunstancias particulares que rodean el hecho.

Estas son dos formas generales de responder a las críticas:


– Algunas personas, cuando sienten que los “empujan” con una crítica, se caen rápidamente, adoptando una actitud débil, depresiva y tímida, sin voluntad. Su actitud es de generalizar, pensando que la opinión negativa recibida se extiende no solo al aspecto criticado sino a todas las características de su persona. Les resulta extremadamente difícil reponerse de las críticas y tienden a pensar que los demás siempre tienen razón.“Soy un desastre”, “es horrible haberme equivocado”, son sus pensamientos recurrentes.

Su actitud es de decaimiento, además de evitar a la persona que le ha criticado y a la tarea por la cual se le ha criticado.

– Otras personas, cuando reciben una crítica, responden atacando, tanto más fuerte cuanto mayor es la opinión negativa. Por ejemplo, les reclaman que dejan la puerta abierta al llegar a un lugar y ellos responden de mala manera, haciendo notar que quien les critica es impuntual o desaliñado.

Sus respuestas pueden ser dichas en forma calma, pero por dentro no aceptan en forma constructiva el punto de vista de la otra persona, sino que lo desprecian. “Yo me equivoqué, pero tú lo has hecho también” es su pensamiento, que no lleva de ninguna manera a poder superar la falla, sino a justificarla.

En forma positiva

Obviamente estas formas de responder a una crítica no lleva a nada positivo, ya que lleva a una inmovilidad en el primer caso y a una justificación de los errores en el segundo, de forma que nunca se podrá superar el escollo ni mejorar en ningún aspecto.

Lo importante es enfrentar la situación que originó la crítica de una manera positiva y constructiva.

1 En primer lugar, es necesario saber que la opinión negativa no afecta a toda tu persona, sino a una parte específica. Debes saber que dentro de ti hay otras habilidades y potencialidades que te permitirán mejorar y aprender a hacer aquello que por ahora no te salió bien.

Tu pensamiento debe ser: “Reconozco que me equivoqué y fallé, debo mejorar. ¿En qué ayuda esta crítica?”


2- Considera la crítica como una ayuda y no como un ataque. Pide detalles a quien te critica para comprender bien el motivo. No te alejes de la persona que te critica, más bien trata de adoptar su punto de vista. Cambia el enfoque de “me atacan, me defiendo” a “me hacen ver algo que está mal, en realidad colaboran conmigo”.

3- Agradece la crítica, reconoce el tiempo que la persona se ha tomado para hacerla.

Muéstrate tu acuerdo con los puntos en que coincidas, resalta la parte de la crítica que consideres cierta y reconócelo. Luego pídele sugerencias acerca de cómo cree que se podría mejorar la situación.

4- Si la situación justifica, pide disculpas, no dudes en este punto. Si crees que te has equivocado, plantea un plan para mejorar, rectificar o compensar si ello es posible.

Explica tu posición, con cautela, si crees que la otra parte se equivoca en algo.

5- Analiza la opinión y a la persona que la ha hecho: ¿sabe del tema que está hablando?¿Tiene experiencia sobre el punto? Si te parece que su conocimiento es válido, toma la crítica y analízala para que te sirva para mejorar. También puedes llegar a la conclusión que la persona no está calificada para opinar, pero debes llegar a esta conclusión luego de analizar objetivamente el saber de la persona y aclarar exactamente por qué piensas que su opinión no es válida.

6- Existen personas negativas y que todo lo ven mal: estas son las opiniones menos valederas, no dejes que te afecten.

Es recomendable que tengas un grupo de personas cercanas en quienes confíes, por su forma de ser y por su conocimiento. Atiende sus opiniones y haz las correcciones iniciales adecuadas.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"