¿Cómo hablarles a los niños sobre la muerte?

La muerte es un tema que no suele estar presente generalmente en una conversación, hasta que haya ocurrido un suceso cercano en el ambiente familiar. Hablar de éste tema con los niños resulta mucho más complejo.

Por ello, los padres deben estar preparados, para cuando los niños hagan sus preguntas acerca de la muerte y tener las respuestas adecuadas.

Estas respuestas a sus incógnitas deben ser de acuerdo a su nivel intelectual y la edad de cada niño. La muerte forma parte de la vida, entender la muerte es poder aceptar que es una etapa final.

Se debe explicar así como es, un hecho irreversible y universal. Responder las preguntas de un niño que se interesa por la muerte es vital. De tal forma que el niño no se obsesione con el tema.

También se debe aprovechar el tema para hablar de la vida y de su importancia. Responder con sinceridad a las preguntas de los niños sobre la muerte y utilizar un tono adecuado es esencial para que ellos puedan tranquilizarse y a la vez compartir sus preocupaciones y emociones.

Cuando el tema de la muerte se hace inevitable por producirse en el entorno del niño, hay que tratar de comunicarlo de manera sencilla, sin ocultar los sentimientos. Si se está triste se debe comunicar desde la tristeza.

Ocultar la muerte de un ser querido, no le permite al niño a un duelo como a cualquier adulto. Ellos también deben pasar esa etapa ya que toda muerte abre un proceso de duelo.

Al no permitir vivir al niño esta etapa puede tener consecuencias en su salud emocional. Es importante que los niños expresen sus sentimientos y así poder acompañarlos y ayudarlos a superar la perdida.

A todos los padres les gustaría proteger a sus hijos de sufrir estos sentimientos de pérdida. Sobre todo por el dolor y sufrimiento que conlleva la partida de un ser querido.

Pocos adultos, plantean el tema de la muerte con los niños, por no saber cómo hablar sobre el tema.

En este artículo te damos algunos consejos para tener en cuenta cuando llegue ese inevitable momento.

1- Debes estar preparado.

Lo más sencillo debería ser hablar de la muerte de la manera más natural posible, cuando surja la ocasión. Hablar de ello sin las emociones de tristeza muy cercana puede resultar mucho más fácil que hacerlo cuando muera un ser querido.

2- Ser sinceros.

Debemos ser simples y breves en nuestras explicaciones. Debido a que la mente de los niños piensan en términos muy concretos.

Los niños perciben todo lo que ocurre a su alrededor, incluso cuando se trata de ocultarles lo que ocurre. Es por eso que es mejor hablar con sinceridad sobre el tema, tratar de ser lo más explícito posible.

No traten de comparar la muerte con el sueño o un viaje ya que los niños van a relacionarlo, con que la partida será temporal y estarán esperando que ese ser querido volverá.

Las ideas equivocadas de los niños acerca de la muerte pueden dar lugar a problemas.

3- Apoyarlos.

Un niño también necesita llorar una pérdida y necesita apoyo, comprensión y cariño. Es un error querer distraer a los niños, debemos enseñarles a gestionar y vivir la tristeza.

Es necesario que exprese sus emociones, dependiendo de la edad, a través del llanto, dibujos entre otras cosas. Debemos de enseñarles que lo que está sintiendo se llama tristeza y que es normal sentirlo.

Si los niños ya están llegando a la adolescencia, debes ofrecerles que se abran, y si no preguntan debes acercarte a ellos a que hablen con confianza sin temor a enfados y tristezas. Hay que darles posibilidades de desahogarse.

4- Ser claros.

Es normal que los niños muestren curiosidad sobre la muerte, incluso aunque haya muerto un ser querido. Hablar de la muerte cuando no está sucediendo en el entorno familiar puede resultar mejor y los ayudará a comprender mejor sobre la situación.

No temas en leer un cuento o historia donde los abuelos o mascotas mueren. Es normal que los niños muestren curiosidad acerca de la muerte, debes responder sus preguntas y no temas abordar el tema.

No se debe restar importancia a la muerte de una mascota, para muchos niños este es primer acercamiento a la muerte y puede ser muy trágico para ellos.

Los niños de corta edad no pueden manejar demasiada información de una vez, es por eso que es más útil explicarles sobre la muerte con términos breves y sencillos.

5- Darles tiempo.

Los niños no asimilan la pérdida de un ser querido de una sola vez, sino lo hará poco a poco. Muchos niños retrasan el luto o duelo hasta que se sienten seguros de poder manifestar sus sentimientos.

Este proceso podría llevar meses, e incluso años, sobre todo si la pérdida es de alguien muy cercano de su núcleo familiar. También puede mostrar comportamientos extraños, es como una forma de procesar sus sentimientos acerca de la muerte.

También es posible que haga preguntas muy directas, o tal vez los detalles de la muerte. Es natural que quiera comprender mejor lo que ha pasado.

La muerte es una triste realidad que nos alcanza a todos. Y por mucho que queramos proteger a los niños de este dolor, no se podrá lograrlo para siempre.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"