Cómo detectar que una segunda cita sería pésima idea

En este texto haremos una exposición para que descubras cuáles son las señales que te indicarán si se avecina o no, un desastre en la segunda cita. Recuerda que siempre puedes elegir no tenerla o tenerla para estar completamente segura de tu decisión.

A veces, decidimos darle la oportunidad a un hombre nuevo, que tal vez venimos recién conociendo y no tenemos tan claro quién es. O también, podemos haber hecho un esfuerzo hasta que finalmente logramos salir con el hombre que nos gusta. En cualquier caso, surge la pregunta del millón: ¿habrá una segunda cita?

En general, es común prepararse antes de la cita, compramos ropa para ponernos, planeamos cómo nos vamos a comportar, qué vamos a decir, etc. Llegamos a la cita y ponemos especial atención en agradar al otro, en que el otro quiera tener una segunda cita, y tendemos a olvidar lo más importante que debiésemos preguntarnos: ¿Vale la pena?

La respuesta realmente no es tan difícil, sólo debes prestar atención a las siguientes señales que te proponemos:

“Primero vino lunes que martes”, es decir, antes de aceptar una primera cita, valora si lo que se avecina será un desastre o tu potencial gran amor. Sino, ¿para que tanto gasto? de energía, tiempo y en algunos casos, dinero.

Siempre tenemos que tener en cuenta que hay hombres que nos pueden mover el piso, sin que necesariamente sean buenos para nosotras, como es el caso de los típicos “chicos malos”. Entonces te recomendamos el asegurarte de que el hombre en cuestión, no tenga una personalidad tóxica. Tienes que tener en cuenta de que en un principio, todos muestran lo mejor de su personalidad, entonces su actitud te debería parecer impecable, desde el procedimiento previo a la primera cita. Entonces la pregunta es: ¿cómo te sientes con él?, ¿te hace sentir incómoda, ofendida, o se exalta al no recibir un sí de inmediato?

Para los hombres más tímidos, que son conocidos por comportarse de manera particular, aplica lo mismo. Debe demostrar que tiene al menos un poco de iniciativa, sino, lo más probable es que después tampoco la tenga, y que por ende, la relación fracase.

Si lo que tú estás buscando es una relación seria, ¡ten cuidado con los compromiso-fóbicos!, tampoco son recomendables cuando quieres que la relación tenga tus propios términos y en la que el sexo no sea el principal motivo de búsqueda.

Si estás en alguna de las siguientes situaciones: Todavía no detectas las señales anteriores o ya es muy tarde para cancelar la segunda cita, pon atención con lo que sigue a continuación. Siempre te recomendamos confiar ante todo en tu instinto y en la primera impresión.

Imagínate que ahora estás en la primera cita, en completa disposición para darle una oportunidad de escuchar lo que tiene que decir, tal vez de mostrar una buena primera impresión, sin embargo, a los pocos minutos, empiezas a pensar que el no tiene mucho interés. Tiene conductas como: estar muy pendiente del celular, se le escapa la mirada o tiene señales claras de que no está enfocado en la cita. O tal vez sí te presta atención, piensas por un momento que él es espectacular, aunque luego, te empiezas a preguntar “¿por qué le grita al mesero? ¿por qué grita en general? ¿de qué se ríe?”. Si sientes que no entiendes sus conductas y te sientes confundida, créelo, en una segunda cita, esto será podría ser peor.

Descubre los tips para sobrellevar una mala primera cita- ¡ojo! palabra clave, primera. No dejes que llegue a una segunda.

Suponiendo que, por lo contrario, la cita fue perfecta, que se reía de todos tus chistes, tu también entendías su humor, encuentras que él fue completamente encantador, y que en el único momento en que dudaste, fue si deberías pagar o no la cuenta, te contamos que aún no estás completamente fuera de peligro.

A partir de este punto, todo se trata de si te escribe luego del encuentro, cuánto tiempo se tarda en hacerlo y qué dice el mensaje en sí. Puedes sentir izándose las banderas rojas si se tarda mucho, si no te escribe o si el mensaje es inadecuado. Si antes de la primera cita, mantenían un contacto, chateaban, o se escribían diariamente, y ahora repentinamente ¿te pide disculpas por desaparecer?. Olvídalo. No necesitas inestabilidad en tu vida.

Espera, no sólo la decisión de una segunda cita está en sus manos. Y no deberías tomar en cuanta sólo el hecho de que te llame al otro día, te envíe flores y se comporte como el prospecto ideal. Depende también de cómo te sientes después del llamado, es obvio que si sientes una emoción nula, si la chispa se ha apagado, ¿ya no es el fuego a tu marshmellow? ¡Next!

De acuerdo a lo que comenta Rocío Cardosa, que es Project Manager de AdoptaUnMan, “La química entre dos personas es realmente una ciencia difícil de descifrar y controlar. Aunque es cierto que hay muchas excepciones a las reglas, si el universo te está gritando que algo no está bien, tal vez deberías escucharlo y no forzar situaciones que de inicio no pintan nada bien”.

Pero, si es que estás confundida, y no tienes tan claros tus sentimientos, entonces te recomendamos que tomes todo lo que ha pasado en conjunto y decidas de acuerdo al panorama general, si es que quieres o no, tener una segunda cita. Tomando en cuenta todo, desde que se conocieron, cómo consiguió la cita, cómo actuó después de ella, si te gustó o cómo se comportó en la cita, etc.

Si es que después de tu análisis, decides que él no es el correcto, te animamos a continuar con tu búsqueda del príncipe azul, pues según una encuesta, cuando crees que ya estás llegando a tu tope de parejas o de citas, el número de parejas ideal antes de conocer al indicado es…¡un poco más del que pensarías!


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"