Cómo bañar a un bebé: todo lo que debes saber!

El baño del bebé no es solo un momento imprescindible, por higiene y salud: es también una oportunidad única de conexión entre el niño y su mamá.

Es, además, un momento que le proporciona experiencias por las que va conociendo su cuerpo.
Sin embargo, es necesario tomar ciertas precauciones para evitar inconvenientes y que sea disfrutado por el bebé y su mamá.


– Antes de la caída del cordón umbilical, es mejor no bañar al bebé por inmersión. De esta manera se previenen posibles infecciones. Además, el ombligo debe mantenerse lo más seco posible para su correcta cicatrización y por ello, no conviene sumergir el cuerpo del bebé en el agua. Coloca al bebé en la bañerita con un poco de agua y jabón para bebés en el fondo, con una esponja bien debes lavarlo por partes, dejando los genitales para el final. El cordón se limpia y cura en forma especial, no es necesario insistir con él durante el baño. Si se moja, debe secarse con mucho cuidado.


-En esta etapa en la que está presente el cordón todavía, hay quienes prefieren bañar al bebé “en seco”. Sobre una superficie seca (cambiador, cama…) y con un paño húmedo, se realiza una limpieza del cuerpito del bebé. Si se utiliza esponja, debería estar apenas mojada, para que no gotee.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"