Cómo ayudar a tu pareja a vencer los malos hábitos

Los hábitos o acciones que realizamos frecuentemente, son algo crucial en nuestra vida. Pueden ayudarnos o perjudicarnos. Estos no sólo influyen en nosotros, también pueden tener consecuencias en las personas con las que convivimos, sean éstos nuestra familia, por ejemplo, nuestra pareja y nuestros hijos.

Entonces, ¿qué podemos hacer cuando encontramos que nuestra pareja tiene un mal hábito o un hábito que no nos gusta?

Lo primero es que tu pareja entienda que el hábito en cuestión le causa daño y lo quiera cambiar de verdad. Luego, lo más importante es que lo apoyes y lo puedas ayudar a vencer esos malos hábitos.
Algunos ejemplos de hábitos que te pueden molestar son: usar el jabón y dejar pelos en él sin limpiar, ignorar a tu pareja mientras te quiere hablar debido a que prefieres ver algo en tu celular, si es que sin querer orinaste el asiento del escusado y no tienes la costumbre de limpiarlo, etc.
Si es que tu pareja ya está totalmente decidido a dejar el mal hábito por que se dio cuenta de que no le hace bien ni a él ni a nadie en la familia, entonces debes intentar apoyarlo para que tenga éxito en su decisión.

Todos sabemos que es más fácil lograr nuestros objetivos cuando por detrás tenemos a nuestra familia apoyándonos y que nos guía hacia el éxito. Es bien común que uno quiera ayudar a la pareja, pero no sepa bien cómo o que nuestra ayuda pueda ser mal interpretada con otras intenciones.

Para que evites estas situaciones, a continuación te exponemos algunos tips acerca de cómo puedes ayudar a tu pareja de mejor manera a vencer sus malos hábitos.

1.- Empieza por ti.

Si es que tu pareja quiere cambiar un hábito, lo mejor es que no tenga la tentación cerca, es decir, que en un acto de empatía puedas no mostrarle o traer a la casa el objeto del cual él se intenta alejar.

También deberías intentar entender el problema y tener más paciencia con tu pareja en caso de que se ponga irritable o con cambios de humor, debido a que lo más probable es que lo veas lidiando con la frustración y enojo que van de la mano al querer cambiar un mal hábito y enfrentar el hecho de que esto tal vez no sea tan fácil.

2.- Lleguen a acuerdos.

Lo principal para llegar a un acuerdo es una buena comunicación. Ten en mente que las discusiones no lo ayudan, por lo que trata de hablar con él o ella del asunto.

Durante la conversación trata de sutilmente recordarle lo que él o ella ya dijo acerca de este comportamiento y por que quería cambiar.

Otra opción es que trates de tu explicarle por que eso te molesta, por ejemplo si es que él está acostumbrado a ver televisión hasta las 2 de la mañana, pero tu tienes que dormir debido a que al otro día debes levantarte temprano para ir a trabajar, entonces debes decirle que tienes que dormir para poder rendir bien en tu trabajo al otro día.

Como alternativa, también puedes acordar algún tipo de castigo o cuota, por ejemplo si es que orina el asiento del escusado, que pague algo que después sirva como ahorro.
3.- Motiva.

Cuando las cosas parezcan difíciles, trata de mantener tu positivismo y anima a tu pareja a continuar intentando su cambio. Explícale que es normal que tenga algunas recaídas,pero que lo importante es poder levantarse de eso y continuar adelante intentando el cambio. Esto le ayudará a no quedarse “pegado” en el pasado y a continuar a paso firme hacia dejar los malos hábitos.

4.- Eviten las causas.

Analicen alguna de las causas por las cuales se produce el comportamiento y traten de evitarlas. Éstas pueden ser situaciones, lugares, eventos, entre otros. Por ejemplo, si es que la causa es levantarse tarde, entonces pongan la alarma y comprométanse los dos a levantarse a la hora que dijeron. Si es que el mal hábito solía hacerlo con ciertos amigos, es bueno cuando se junten que no sea con plan de revivir el mal hábito y si es que con los amigos en cuestión no puede evitar realizar el mal hábito, es bueno que tal vez no vean tan seguido a esos amigos.

5.- Cambien de actividades.

Esto es básico para evitar el aburrimiento, el cambiar de actividades y distraerse de ves en cuando es sano para todas las relaciones, esto les ayudará a poder salir de la rutina y a tu pareja le ayudará para evitar el pensar todo el día y todos los días acerca del mal hábito que tiene que cambiar.

6.- Confianza.

Cuando haya recaídas, la confianza ayudará a evitar el sentimiento de indefensión aprendida, que es cuando uno siente que en realidad no puede superar este mal hábito a partir de que uno lo ha intentado en el pasado y no lo ha logrado.

También es importante que no se oculten nada como pareja, incluso las reincidencias. La idea es que lo apoyes para que pueda seguir adelante y encuentre en ti un buen apoyo. En el caso contrario, si es que no puedes apoyarlo, él terminará ocultándote cosas y será como si peleara solo en contra de este hábito. No hace falta decir que este comportamiento no los ayuda en nada.

7.- Ama a tu pareja.

Para continuar amando y admirando a tu pareja a pesar de cómo sea su lucha en contra del mal hábito, es necesario que logres encapsular tu odio por el mal hábito de tu pareja.

El separar el problema de la persona, los ayudará a enfocarse en el problema en sí, también hará que puedas expresar tus emociones con mayor claridad acerca de cómo te sientes con respecto al mal hábito, pero no incluyendo a tu pareja.

Ya hemos terminado de dar todos los consejos, por lo que es tiempo de que los pongas en práctica y que encuentres la manera de hacerlos funcionar.

El querer ayudar a tu pareja en todo demuestra el amor y el verdadero compromiso que sientes por él.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"