Científicos de Harvard crean la primera pastilla de insulina

Ahora aquellos pacientes que padecen de diabetes podrán ingerir su dosis diaria de insulina, sin la necesidad de recurrir a molestas inyecciones.

Los científicos de la prestigiosa universidad de Harvard dan un gran paso en cuanto a materia de salud, esta vez al desarrollar una forma nueva y más cómoda del consumo de la insulina.

Por lo que aquellas personas que padezcan de diabetes no tendrán que recurrir nunca más a las molestas y dolorosas inyecciones; pues se desarrolló una presentación de la insulina donde ya no se requiere el uso de una jeringa, si no algo tan simple como un vaso de agua, ya que desde ahora en adelante se podrá administrar vía oral. Lo mejor es que se garantiza una eficacia similar o hasta mejor que los métodos convencionales.

Hay que aclarar que la insulina es una hormona producida por el páncreas que se encarga de regular el nivel de azúcar en la sangre; cuando alguien padece de diabetes los niveles de azúcar se elevan considerablemente, por esto se tiene que aplicar dosis de insulina diaria para que el cuerpo sea capaz de regular los niveles de azúcar ya que la función de la insulina al ser una hormona “Anabolica “por excelencia permite disponer a la células el aporte necesario de glucosa para los procesos de síntesis con gastos de energía. De esta manera, mediante glucólisis y respiración celular se obtendrá la energía necesaria en forma de “ATP”. En otras palabras la glucosa que se segrega por medio la insulina ayuda a la sintetizacion de la energía celular en el organismo, por lo que permite al cuerpo disponer de los nutrientes que diariamente consumimos.

Este avance científico se publico en la revista Proceeding of the National Academy of Sciencies y por medio de esta se explica que uno de los principales retos es lograr que la ansiada insulina sea absorbida lo más rápidamente posiblemente para que así se incorpore en el torrente sanguíneo y comience los procesos químicos que necesita tanto el organismo para sobrevivir. Por lo que como algunos ya abran supuesto, el consumo oral podría implicar una absorción del producto más lento que por medio de los métodos convencionales debido obviamente por el tardado proceso digestivo.

Por lo que esta sería la razón de porque el medicamento aun está en proceso de prueba y aun no está al alcance de los pacientes que padecen de diabetes. Sin embargo no toda esperanza está perdida, ya que el estudio sigue aun en desarrollo y los científicos involucrados se esfuerzan mucho para encontrar una solución a este pequeño pero importante dilema y de esta forma lograr que el medicamento sea aprobado como un producto clínico, que pronto esté al alcance de todos lo que lo requieran y así marcar un antes y un después en todo esos pacientes que tenían que resignarse a la necesidad de inyectar una dosis de insulina diaria en sus cuerpos.

Esperemos que todo resulte bien al final y así agradecer todo el esfuerzo puesto en los científicos por facilitar la vida a todas las personas que padecen de una enfermedad como la diabetes.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"