Catorce hábitos para dormir bien.

No dormir bien o lo suficiente es un problema creciente para una gran cantidad de personas que genera otras dificultades como los ya muy conocidos dolores de cabeza; contracturas o molestias musculares en el cuelo, en las cervicales o en la espalda.

Según algunas estadísticas un 30% de la población puede padecer trastornos relacionados con el sueño, ya sea por defecto o por exceso, lo que demuestra que una enorme cantidad de personas padecen algun transtorno del sueño. Otros datos de la Asociación Española de Enfermos del Sueño (Asenarco) en el último siglo, el tiempo promedio de descanso se ha reducido por lo menos en un 20%. Esto significa que dormimos dos horas diarias menos.


Considerando el impacto negativo que tienen los problemas del sueño en las personas. El Servicio de Promoción de la Salud Sanitas de España ofrece una serie de consejos para ir formando hábitos positivos a la hora de descansar. Cabe destacar que este servicio está formado por numerosos profesionales que brindan su asesoria sobre diversos problemas de salud.

«Es importante recordar que no dormir ocho horas cada noche no significa que usted está poniendo su salud en riesgo. Las personas tienen diferentes necesidades de sueño. Para algunas personas es suficiente 6 horas de sueño en la noche, mientras que otras sólo se sienten bien si duermen entre 10 y 11 horas», explican los especialistas que consultamos. Estos son los consejos que ofrecen:

– Duerma solamente cuando se sienta cansado, no fuerce sus horas de sueño. Esto ayuda también a organizar la vida misma debido a que en la medida en que uno conozca sus horarios de descanso, podrá organizar mejor el tiempo restante.
– Hay que evitar leer, mirar televisión o preocuparse en la cama. Estos factores pueden hacer que el cuerpo y el cerebro asocien la cama con estas actividades, y no con dormir. – Así que lo recomendable es tener la cabeza lo más despejada posible para dormir de la mejor manera. También es verdad que muy probablemente usted no pueda solucionar esos problemas en ese momento, entonces mejor dejarlos para después.

– Hay que tener una rutina para acostarse. Hay que hacer lo mismo todas las noches antes de dormir. Por ejemplo: Tomarse una ducha caliente y luego hacer el esfuerzo de despejar la mente. De esta manera su mente conectará esta serie de actividades con dormir y le ayudará a tener sueño
– Use el dormitorio solo para dormir y tener actividad íntima.

– Si no puede dormir después de 15 minutos, vaya a otra habitación y regrese a su cama solamente cuando en verdad se sienta cansado. Esto puede repetir varias veces, tantas como sea necesario durante toda la noche. Esto es debido a que no hay que forzar al organismo, dormir no debe ser motivo de stress.
– Duerma y despiértese a la misma hora todos los días, aunque sea un fin de semana. Esto ayuda al cuerpo a desarrollar un cronograma de sueño y a usted también a planificar mejor cada día.
– Evite o limite las siestas, esto debido a que pueden perturbar el ritmo normal de descanso. Si en verdad necesita una, que solo dure 30 minutos, y no tome siestas después de las tres de la tarde
– Evite en todos los casos el consumo de la cafeína del café y de las gaseosas, también de la nicotina de los cigarrillos, en especial, durante las últimas horas del día.
– También es recomendable evitar comer gran cantidad de comida o beber mucha agua por la tarde o tarde noche.

– Es sumamente importante mantener una temperatura cómoda del dormitorio y que sea lo más oscuro posible. Por ejemplo el aire acondicionado no necesariamente tiene que estar en la temperatura más baja ni con la intensidad más fuerte, se puede lograr el comfort para dormir con temperaturas más razonables.

– El ambiente en el dormitorio debe ser el más tranquilo del mundo, además de oscuro. Si hay mucho ruido, ya sea en la casa o en el vecindario, usted puede encender un ventilador o el aire acondicionado para disimular el ruido. También puede usar unos tapones de algodón para los oídos. Si por cuestiones laborales, personales, etc debe dormir de día, coloque las persianas más oscuras que pueda en las ventana o usa una máscara para los ojos.
– Antes de dormir es sumamente aconsejable comer cosas livianas, pero tampoco debe comer demasiado inmediatamente antes de acostarse. Un vaso de leche tibia con un poco de queso y galletas puede ser todo lo que necesite antes de descansar.

– No solamente para dormir bien, sino para la el bienestar propio, siempre es aconsejable dormir, pero al igual que con la comida. No haga ejercicio inmediatamente antes de dormir.

– Todas las noches, antes de dormir, hay que dedicar un tiempo a actividades relajantes. Por ejemplo, a muchas personas les relaja escribir sobre las cosas que les preocupan y que pueden hacer al respecto, también reflexiones sobre otros aspectos de la vida. Lo importante es que estas actividades “descarguen” su mente antes de acostarse.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"