Casos reales, El conflicto que se genera cuando ella gana más que él.

Ana es una mujer que se desempeña como profesional en el área de la salud y Enrique, por su parte, es un empleado bien posicionado en una empresa multinacional. Como consecuencia de que ella ganaba mejor, prácticamente tenía el dominio en la casa. Su pareja no tuvo mayores inconvenientes en aceptar las condiciones. Con el tiempo el hombre fue igualando el nivel económico, al punto de empezar a superar a los ingresos de la mujer, por esta razón comenzó a generarse cierta competencia por quién aportaba más dinero en la casa y esta situación, desembocó en una crisis de pareja.


De acuerdo a lo que mencionó la especialista en relaciones de pareja Valeria Schapira, el hecho de que una mujer gane más dinero que el hombre influirá de manera positiva o negativa en la relación, de acuerdo a la vivencia de cada uno. Si el hombre proviene de una educación machista, seguramente generará incomodidad y, por ende, conflictos. Mientras que si el mismo fue criado solamente por la madre, probablemente no le afecte ese detalle.

Hoy día, también se han abierto puertas en el mundo laboral a las mujeres, ya no se torna raro verlas desempeñándose en cargos importantes, o con profesiones bien remuneradas. Inclusive ellas, en muchos casos son las encargadas de llevar los gastos de la casa, cosa que anteriormente correspondía sólo a los hombres. En ese sentido, el dinero puede convertirse en un eje de conflictos sobre a quién corresponde tener el poder en la casa. Esto no sería problema teniendo al lado a un hombre que no sea machista, si se deja de lado ese punto, nos daremos cuenta de que eso, más que un problema, es una brillante oportunidad de solucionar muchos aprietos financieros.


La licenciada Rosalía Álvarez, especialista en vínculos, explicó que el dinero contiene en sí significados emocionales y eróticos, por lo general, se lo asocia con el poder, el control, la libertad o la dependencia. Esta circunstancia, depende netamente del historial de cada uno. Entre otras cosas, la licenciada mencionó un punto donde dejó en claro que no siempre el que genere problema será el hombre: “Existen muchas mujeres que por ganar más hacen sentir menospreciado al hombre, esto hace que ellos tengan complejos y se sitúen en una posición de inseguridad. El hecho de que la mujer se instale en un lugar así, provoca incomodidad y sentimiento de inferioridad en el hombre”.
Muchos varones ven su autoestima amenazada cuando es la mujer quien se atribuye la acción de proveer. En estos casos sería fundamental dialogar con la pareja sobre lo que está pasando, cómo le afecta a uno el hecho de sentirse menos.

El psiquiatra Harry Campos Cervera también expuso su punto de vista, mencionando que las parejas, principalmente jóvenes, ya deberían ir aceptando estos cambios que se dan en el ámbito laboral. Hay que entender de manera clara esta idea, tener mayor cantidad de dinero, no necesariamente significa tener mayor poder en la familia. “Si el hombre basa su seguridad en el elementos externos que refuercen su masculinidad, se topará con problemas cuando una mujer gane más dinero que él. Los síntomas se presentarán como desconfianza, basada en un temor de que ella se fije en otra persona más poderosa”.


La licenciada en psicología y especialista en temas vinculares Beatriz Bergman ve como algo muy común la inseguridad que el hombre pueda tener ante esta situación. Asegura que ese comportamiento es producto de creencias y costumbres de que el hombre debe mantener a la mujer y ser el sostén de la familia. Ante esa situación reveló lo siguiente: “Normalmente suelo recibir en mi consultorio a mujeres que creen que por la seguridad económica que tienen, pueden estar manejando a su antojo a la pareja. Existe cierto orgullo en algunos hombres, que incluso se ven asustados ante la capacidad de independencia femenina, otros sin embargo, apoyan y se enorgullecen de tener a una compañera capaz de sobresalir sola y convertirse en una mujer exitosa”.

¿Existe una clave para que esta diferencia económica no afecte de manera negativa a la relación?


Sí existe, una muy común que es el diálogo constante. Tampoco es una solución acertada que la mujer renuncie a sus sueños. El hombre tiene que ser consiente que pese a haber una diferencia en lo económico, la mujer seguirá siendo sensible, ellas necesitan el amor, la comprensión y el reconocimiento de lo que hacen. En caso de que la situación vaya al grado de generar una crisis, es recomendable pedir ayuda profesional.

Trata de ser consciente siempre de que los tiempos han cambiado, hoy incluso pueden invertirse los papeles, ser el hombre quien cocine, limpie y haga otras tareas del hogar, mientras que la mujer puede encargarse de los gastos hogareños. Para eso es importante el diálogo, que el dinero deje de ser visto como un objeto de poder y se convierta en una vía de concreción de proyectos en común.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"