Cada día es un nuevo comienzo, cada tropiezo una oportunidad

Nada se termina, todo comienza de nuevo, para volver a intentarlo.

A veces, la vida nos golpea de maneras impensadas. Incluso, parece que las cosas malas se juntan y se combinan; incluso piensas que no tienes fuerzas para enfrentar las adversidades.

Quizás despertaste un día pensando que todo había acabado, que nada tenía sentido, sintiendo que todo lo que pensabas hasta ahora era una mentira y los sueños, no eran más que ilusiones inalcanzables.

Escollos … ¿insalvables?


Frente a los problemas, hay personas que directamente se hunden y contemplan la situación como algo que les supera y los deja sin capacidad de reacción. En cambio, hay personas que, puestas en la misma vicisitud, piensan que solo es algo a superar, que la vida igualmente vale la pena, que siguen quedando oportunidades para todos. Básicamente, su actitud es de “poner el pecho a las balas “ y “al mal tiempo, buena cara”.

La clave de todo no es nunca recibir golpes, simplemente porque eso está fuera de nuestro control: el secreto es asimilar los golpes y los problemas de la vida, sobreponerse a las circunstancias, buscar la manera de seguir adelante. Esto no significa no sufre, sentir o padecer: lo que se debe evitar es detenerse y recrearse en estas emociones, bloquearse por el dolor. Es necesario interpretar que es parte de un proceso.

¿Qué haces cuando te surge un bache en el camino y no puedes evitarlo? De acuerdo a su tamaño y si lo agarras de lleno o si de alguna manera puedes maniobrar para que el daño sea menor, será el resultado en tu vehículo. Puede ser que incluso rompas algo grave, pero de una u otra manera, más tarde o más temprano, te las arreglas para seguir adelante.

Así debes encarar estos problemas que surgen en tu vida: forman parte de ella, pueden complicarte en algún momento, pero no deben impedirte seguir adelante con tu camino.

Pero… ¿qué hacer si el impacto es tan grande como para sentirlo como una detención total, como un final? ¿Cómo se puede encarar algo así?

¿Qué hacer?


A veces, las circunstancias son tan graves que parecen un escollo insalvable, un verdadero final. No parece que haya algo más después de eso.

Añoramos las oportunidades que dejamos pasar y recordamos lamentándonos de cada pequeño tropiezo que hemos tenido.

Pero es necesario entender que una circunstancia es no un final, sino un nuevo comienzo, una oportunidad.

Acepta que a veces te tocará sufrir una injusticia: todos vivimos alguna vez una situación que no nos merecemos, que nos parece injusta o desmedida. Nos preguntamos ¿Por qué yo?, pero en realidad no hay una respuesta adecuada para ello.

Debes centrarte en cómo actuar para sumar. Quejarse sin sentido, protestar, hurgar en la herida, buscar culpables o errores, no enmendará la situación. Si caes en el papel de víctima, terminarás perdiendo.

Valora tus recursos y capacidades y si estos han sufrido una merma por la situación que enfrentas, adáptate a las nuevas circunstancias. Dale valor a lo que funciona, enfocaté en los logros obtenidos y no en los fracasos. Alimenta tu confianza y tu autoestima teniendo en cuenta tus virtudes y fortalezas.

Mira hacia adelante y la infinidad de desafíos que aún te quedan por delante. Observa tu potencial y aunque puedas estar en un mal momento, siempre habrá una manera en que puedes seguir adelante. Todos tenemos la capacidad de aprender cosas nuevas y los fracasos nos enseñan cómo no debemos hacerlas.

De alguna manera, el escollo es algo positivo porque te guía para volver a intentar lo que quieres, pero sabiendo algo más por el error. Es el momento de empezar otra vez y el problema que enfrentas no te hace más débil: te fortalece porque ahora sabes algo que antes no sabías. Para ello, debes saber que la solución no está afuera, sino dentro tuyo.

Considera al problema que enfrentas como un misterio que debes resolver, no como un escollo insalvable. Es como una prueba. Busca respuestas como si fueras otra persona, vé las cosas desde otro punto de vista, desde otro ángulo.

Siéntete responsable de la situación: ante ti tienes nada menos que el resto de tu vida, un gran cuadro en blanco que puedes pintar con los colores que tú decidas. Quizás no pudiste prever la situación que enfrentas, pero sí puedes decidir qué hacer de ahora en adelante. Toma el sartén por el mango: tú eres quien manda en tu vida.

Cambio


Toda situación límite encierra una oportunidad, pero es necesaria la voluntad para hacer los cambios necesarios.

Entiende que no has perdido nada, porque lo fundamental sigue estando: tú. El cambio que estás atravesando es una fase mas en tu crecimiento y aún tienes la capacidad de seguir creando.

Siéntete orgulloso de lo que eres y lo que podrás ser de ahora en adelante, piensa en las cosas que te han pasado como valiosas enseñanzas que te han permitido llegar hasta aquí y ser como eres.

Aprovecha para poner un freno, que te permitirá apreciar mejor lo que tienes y lo que eres, lo que has logrado. En la velocidad de la vida actual, a veces no valoramos la infinidad de cosas que tenemos: la salud, una familia que nos apoya, un techo, una cama, la inteligencia que nos permite tomar consciencia de todo eso. No son poca cosa y si has perdido alguna de ellas, apóyate en el buen recuerdo y afírmate en las que sí tienes. Asume tu momento actual, qué es lo que te está pasando, qué es lo que puedes disfrutar ahora. No busques la felicidad en el futuro: ella está aquí, hoy. Relaciónate de forma diferente, de manera positiva y que te permita contemplar y aprovechar lo que ves, oyes, sientes, hueles y tocas. Vivimos en el presente, por eso no es una buena idea despreciarlo por un pasado brillante o desvalorizarlo por un prometedor futuro.

Confía en que te llegarán momentos felices, pero lucha para conseguirlos. Entrena a tu cerebro y tus pensamientos para buscar los aspectos positivos. Tu manera de pensar determina cómo se sientes y las cosas que haces.

Analiza los obstáculos, encáralos, soluciónalos. Evitar los problemas no es la solución, sino parte del problema y del malestar que ocasionan.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"