Aunque te haya sido infiel, tú jamás pierdes.

¿Qué es lo que sucede dentro de ti cuando eres engañada? Algo en tu interior se quiebra. Habías pensado que lo echarías de tu vida, que el perdón sería impensable, que harías lo imposible por demostrarle lo fuerte que eres. Solo cuando te toca atravesar la tormenta sabes a ciencia cierta cómo vas a reaccionar. Es impredecible, tu condición humana manejará tus emociones en ese momento. Pero a pesar del modo en que te afecte y respondas, tú llevas las de ganar mientras tengas la suficiente resiliencia para lograrlo. Esto lo confirman especialistas: aunque creas que estás perdiendo, la ruleta gira a tu favor.

EL tiempo es tu aliado


El tiempo es un factor determinante en la relación cuando eres afectada por la infidelidad. Siempre o casi siempre, en el afán de intentar tomar una decisión no tan apresurada, o bien para hacer correr el río de la rabia, ambos deciden tomar distancia para luego volver a hablar. Pocos son los casos en que una separación viene de inmediato y aunque suceda, una de las partes intentará volver a hablar del asunto en algún momento. En este tiempo tú tienes la capacidad de trabajar la inteligencia emocional que te impulsa a salir adelante.

Esto lo afirma el doctor Craig Eric Morris en el estudio “Intrasexual Mate Competition and Breakups: Who Really Wins?”. Explica el especialista que las personas traicionadas aprenden a tomar conciencia de su situación, pues la contraparte, al contrario, se queda en una situación de incertidumbre y vacío, no de gran ganador.

Dice el doctor Morris: “Cuando una mujer compite por la compañía de un hombre, trata de eliminar a su rival mediante la vida social, en cambio los hombres tienden a los enfrentamientos físicos”.

Para tratar de entender la afirmación es de Morris en su estudio, vemos cómo una persona que ha sido traicionada recibe las ventajas de esa posibilidad de reconstruirse y comenzar de nuevo. Al otro lado del camino queda la persona que engaña, en ese extraño abismo en el que ha tomado conciencia de que perdió a su pareja o de que corre todos los riesgos de que eso pase y tendrá que aprender a vivir con ello. Él es quien se sentirá en conflicto, no tú. Para ti todo está muy claro y tienes en tus manos la posibilidad de decidir qué hacer con tu vida: cerrar esa puerta y emprender otro camino o intentar reconstruir tu historia con tu pareja, si es que crees que ese amor se puede salvar.

Pocos son los casos en que ellos deciden marcharse. La tercera persona es casi siempre quien tiene todas las de perder. Si logrará formar pareja con tu ex, nunca tendrá la certeza de que a ella le será fiel. Deberá aprender a convivir con la más difícil de las pruebas.Se Fuerte!

El proceso de la resiliencia

¿Qué entendemos por resiliencia? Así se denomina a la capacidad con que contamos las personas para reponernos de situaciones adversas. Es esta la forma en que la psicología se refiere a ella.

Si bien es cierto que no todos por igual somos personas resilientes, en mayor o en menor medida somos capaces de desarrollarla dependiendo de la inteligencia emocional con que contemos.

Realizar este esfuerzo lleva tiempo. Lo primero que debemos tener en cuenta es que hay que admitir que la vida continúa, que el mudo en realidad, aunque no lo parezca, no se derrumbó. Si abres la puerta de la calle te encontrarás con la misma gente que ves a diario haciendo su vida. Aprender a soltar el dolor, dejar pasar el tiempo para retomar fuerzas: de eso se trata seguir viviendo.

Recuerda que el amor no es el que te hace sufrir, sino el hecho de haberle abierto el corazón a la persona equivocada. Es lo primero que debes aprender para luego hacer el proceso de liberarte de la angustia que te oprime el alma. Arrancar el rencor de tu interior te impulsará a mirar hacia adelante. De eso se trata ser resiliente.

Esto de verdad se alcanza con una inteligencia emocional importante que debes poder desarrollar. Entender y controlar tus emociones no es fácil, pero si haces el esfuerzo verás cómo eres capaz de vivir mucho mejor. Sabrás tomar de lo negativo que viviste solo lo que te sirve y desecharás lo demás.


En el riesgo está la ganancia


Una vez que haces este proceso pondrás todas las cartas sobre la mesa para saber qué decisión toma. Si el amor que se tienen es genuino serías capaz de perdonar o no, o si ya no estás segura de que lo vivido junto a él sea más importante que su traición como para volverlo a intentar, pues sientes que no recuperarás la confianza. Las cartas estarán echadas. Saldrás ganando de todos modos.

Recuerda siempre que el conflicto lo tienes con él y no con la tercera persona. No la conoces, no sabes nada de ella. La responsabilidad del compromiso la asumió él contigo, es con él con quien debes resolver la crisis.

Si decides marcharte de esa relación, hazlo con la convicción de que eres una persona capaz de salir adelante, de reinventarte y el tiempo te dará la oportunidad de lograrlo. Pero recuerda dejarlo todo atrás. Si cierras esa puerta que el rencor no venga a golpear tu ventana. Tú eres la gran ganadora de esta prueba que te dio la vida.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"