Así son los hábitos de una mujer auténtica que cae bien

La mayoría de las personas valoramos más a las personas auténticas y a tener una mala percepción de los que nos parecen ‘falsos.’ A veces podemos pensar que deberían agradarnos más quienes se preocupan por las opiniones externas, y que se esfuerzan por ser atractivos, buenas personas y agradar a los demás, que aquellos que hacen sus cosas independientemente de lo que los demás piensen de ellos.

            Existen tres razones para tratar de explicarlo:

  1. Somos más propensos a confiar en una persona genuina que en una falsa, por la única razón de que creemos que quienes son auténticos con ellos mismos, serán más honestos con todos los demás.
  2. Asociamos la genuinidad de una persona con rasgos como la fuerza del carácter y la resistencia emocional, atributos que siempre son agradables, pues ser una persona genuina requiere autoestima, autoconfianza, tenacidad, e incluso valentía.
  3. Siempre es atractivo conocer personas únicas e irrepetibles, con personalidad propia que no intentan agradar a los demás a cualquier costo.

Cuando alguien cae bien de manera natural, despierta inspiración en los demás. Esta cualidad puede ser aprendida, lo cual te puede convertir en una mujer talentosa socialmente; teniendo como principal característica ser una persona divertida, amena, inteligente, aunado a características como humildad, cercanía y optimismo, es decir, tienen inteligencia emocional. Incluso, se ha demostrado que mujeres con estas características tienen un mayor ingreso en su empleo, pues poseen un mayor control de sus emociones, lo que la vuelve más productiva.

Tener inteligencia y ser auténtica, requiere una estrategia, que te permitirá cumplir tus metas, pues tu cerebro piensa más rápido y se vuelva más flexible.

Algunos de los hábitos que te recomendamos para lograr ser sincera contigo misma y a hacer de tu vida y de tus relaciones lo más disfrutable que puedas son:

  1. Ser auténtica. Significa ser sincera, contigo misma y con los demás, pues esto te brinda comodidad y confianza.
  2. Hacer preguntas consideradas. Muchas personas hablan tanto que se les olvida que están con más gente a su alrededor, alguien que también necesita contar algo sobre ellos. Guarda silencio, escucha a los demás, siempre hay algo que aprender de alguien.
  3. No juzgar. Es necesario aprender a tener una mente flexible, abierta a todas las ideas. No quiere decir que estés de acuerdo con todos, o que tengas que aceptar ideas de otros, sino que seas capaz de entender que todos pensamos diferente. Esto te abre muchas oportunidades, pues te perciben como alguien tolerante y sin prejuicios.
  4. No busques llamar la atención. Siempre sé amable y considerada. Este gesto es observable, pero pocas veces considerado. Anímate a ser una persona con estas características y sabrás apreciar a los demás y a ser siempre agradecida.
  5. Ser coherente. Es de lo más difícil de lograr, pues implica tener un equilibrio entre lo que piensas, lo que dices y lo que actúas.
  6.  Lenguaje corporal positivo. Mira a la gente a los ojos cuando hables con ellos. Sé entusiasta cuando estés con alguien más, esto te volverá confiable.7.    Llama a la gente por su nombre. Nuestro nombre nos da identidad como seres humanos. Cuando llamamos a alguien por su nombre, le estamos diciendo que lo valoramos y respetamos como a un igual.
  7.   Sonríe. De manera natural e inconsciente, no con sonrisas falsas. Una sonrisa verdadera transmite confianza y empatía, lo que hará que los demás te traten de la misma manera.
  8.     Tocar. Cuando hablamos con alguien solemos tocar o rozar el antebrazo, para hacerle saber que estamos escuchando atentamente lo que nos está diciendo.


El psicólogo norteamericano Guy Wincj, explica que los ‘viajes’ de auto superación y auto descubrimiento, siempre implican hacer un esfuerzo por vivir una vida más auténtica. Por esto propone siete hábitos que te ayudarán a lograr este objetivo. Hay que recordar que es importante el equilibrio, exagerar cualquiera de estos hábitos puede resultar contraproducente.

–       Habla de lo que hay en tu mente sin timidez.

Tómate el tiempo para averiguar tus opiniones y las de los demás, no seas tímida a la hora de compartir tus puntos de vista. La manera en que lo hagas te hará sentir cómoda sin tener la expectativa de convencer a los demás a que piensen como tú.

–       Responde a expectativas internas, no externas. Las personas auténticas pasan el tiempo explorando sus propias creencias e ideales, para darle un propósito a su vida. Esto no es fácil, ya que pueden entrar en conflicto con las creencias familiares, comunitarias y culturales en donde creciste.

–       Encuentra tu propio camino.

Ser auténtico no se trata solo de lo que dices o piensas, sino de lo que haces. Déjate guiar por tu brújula interna y descubre tu manera personal de perseguir tus sueños, aunque esto conlleve el riesgo de que no siempre tendrás éxito.

–       No te sientas amenazado por el fracaso. Es parte del viaje. La gran mayoría de las personas siguen rutas convencionales, ya armadas, por ser, supuestamente, más seguras, por lo tanto, es más probable lograr el éxito. Sin embargo, las personas genuinas corren el riesgo de ir por rutas menos concurridas, sin miedo al fracaso, el cual se considera más instructivo que amenazante.

–       Admite tus faltas y asume la responsabilidad de tus actos. Para ser honesto con tus sentimientos y opiniones debes, ser honesto contigo mismo sobre tus pensamientos, creencias y comportamientos, lo cual implica confrontar lo malo con lo bueno. Las personas genuinas y auténticas suelen reconocer sus defectos y carencias, aceptarlas y asumir la responsabilidad de sus acciones.

–       No juzgues a los demás. Ser honesto con tus propias fallas, abrazar la individualidad y las diferencias, hace que las personas genuinas sean menos críticas y más aceptadoras con las personas que los rodean. Sus suposiciones sobre la complejidad humana les permite tener una perspectiva más pura, por lo cual tienen relaciones directas y honestas.

–       Autoestima sólida. Significa tener estabilidad emocional, no tener autoestima muy alta ni muy baja. Por ejemplo, los narcisistas tienen autoestima muy alta pero muy frágil. Tener una autoestima sólida te permite tolerar el fracaso, aceptar la crítica, admitir tus fallas, aceptar a los demás. Significa también que puedes valorar la retroalimentación positiva y negativa, para reconocer los aspectos de tu carácter que puedes mejorar.

Existen muchas características que separan a las personas con autoconfianza del resto, sin caer en la arrogancia. Las personas realmente seguras de sí mismas tiene una ventaja sobre aquellas que dudan, ya que son capaces de hacer que las cosas sucedan.

Para finalizar, ser una mujer cien por ciento auténtica, puede resultar difícil, sobre todo si has sido educada para agradar a los demás, aún a costa de ti misma. No seas exigente hasta que te desgarres, intenta poco a poco ir cambiando tus hábitos, tendrás que estar dispuesta a que tal vez a la gente no le guste la ‘nueva tú’, pero seguir tus instintos, perseguir tus sueños y hacer en tu vida lo que realmente te apasiona te traerá enormes beneficios, tanto económicos, como sociales, personales y emocionales. Tendrás salud mental, inteligencia emocional y la capacidad y fortaleza de decir que no a lo que no te hace bien.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"