Así evitarás que tu vida íntima se enfríe

Una de las consultas más comunes con el médico o terapeutas de pareja, es el secreto para que el deseo y el interés no se muera con el paso de los años. Aunque la respuesta varía mucho según cada persona, lo ideal es que cada pareja pueda encontrar su propia manera de mantener el deseo. La cual, inevitablemente tiene que ir variando, debido a que la misma manera no va a funcionar para siempre, por eso, recomendamos ir renovando cada cierto tiempo el espectro de alternativas. En consecuencia, a continuación te presentamos tips para que puedas probar con tu pareja para mantener el interés sexual.

Actualmente, siguen existiendo una serie de consejos para aumentar el deseo sexual, los cuales son aplicables a la mayoría de las parejas y que sin duda, pueden dar grandes resultados cuando el interés es mutuo y realmente se quieren resolver las cosas. Es decir, tienen la sincera intención de probar cosas nuevas, llegar a acuerdos, poder ceder en algunos aspectos, entre otros. Recuerda que si la intención de avivar la vida íntima no viene de las dos partes, muy difícilmente tendrá éxito cualquier consejo. Sin importar lo excelente que sea el consejo en sí.

De acuerdo al psicoterapeuta Juan David Nasio, los cuatro pilares de una relación son el sexo, la admiración mutua, el diálogo y los planes compartidos. Podemos ver que el especialista residente en París, pone gran énfasis en la conexión sexual que debe poseer una pareja, ya que explica que sin ella, el interés se debilita. Ahora bien, muchos acusan que es la mujer quien provoca la extinción de la intimidad con el paso de los años o después de tener hijos, pero lo cierto es que, de acuerdo a Nasio, son los hombres quienes impulsan la discordancia en la alcoba. La razón de ello es que muchas mujeres se sienten poco satisfechas e incomprendidas al tener intimidad, debido a que los hombres prestan poca atención a los detalles y necesidades de la mujer, a causa de que suponen que si él se siente satisfecho, ella también lo hace, aunque no sea el caso. En general, lo anterior puede resolverse conversando sinceramente sobre cómo lo pasan ambos durante el sexo y cómo se podría mejorar.

En general, las mujeres suelen tener la idea falsa de que el hombre está todo el tiempo pensando en el sexo, y aunque eso es en parte cierto -estamos casi todo el tiempo pensando en el sexo y nos gusta el sexo con frecuencia-, la mujer le da mucha más importancia a la calidad del sexo y a la satisfacción sexual que el hombre, explica Nasio.

Además de esta realidad incómoda, la falta de comunicación es el remate que provoca el enfriamiento entre dos personas que comparten su vida sexual, ya que al igual que todos los problemas, la evasión sólo provoca hacer más grande el conflicto, el resentimiento y por supuesto, el malentendido.

Las parejas que tienen relaciones comprometidas y monógamas, corren el riesgo de caer en prácticas complicadas como la infidelidad si es que no logran satisfacer sus necesidades sexuales dentro de su relación. Si uno siente que la pareja está entrando en crisis, no hay que dejar que la crisis se instale y menos esperar a que ésta explote, hay que hablar lo antes posible, es decir, exponer el conflicto abiertamente e idealmente contar con la intención sincera de solucionar los conflictos en conjunto, y no sólo ir con la idea de decirle al otro que cambie. Al respecto, es relevante el tener en cuenta que nuestra pareja también nos puede pedir que cambiemos algo de nuestro comportamiento y si realmente queremos solucionar el conflicto, debiésemos estar dispuestos a ceder, debido a que si el cambio sólo lo hace nuestra pareja, a la larga, el otro puede sentir que se esfuerza más en la relación y eso inevitablemente puede causar un conflicto, pues a nadie le gusta estar en esa posición.

Si el otro está alimentando una relación en secreto, con un tercero, lo más probable es que no hable por miedo a hacer daño o a precipitar las cosas. Pero de todos modos, siempre es importante empezar a hablar y que sea la palabra la primera intermediaria, señala el especialista. Con base en todo lo anterior, las recomendaciones son sencillas, la dificultad estaría en llevarlas a la práctica de manera correcta, con empatía, compañerismo y amor.

Lo primero sería recurrir a un experto que pueda funcionar como mediador entre las dos personas, pueden generar una instancia para presentar sus complicaciones.siempre que se haya agotado la instancia anterior. ( haber intentado solos ) El especialista puede contribuir orientando un diálogo en donde ambos puedan exponer sus puntos de vista y poder ayudar a resolver sus diferencias.

Lo segundo es volver a practicar la intimidad dejando en el pasado todas las frustraciones y trayendo a la cama todas las observaciones, deseos y sentimientos que los dos acuerden previamente.

Las recomendaciones que pueden ayudar a reavivar el deseo son:


1.- No olviden ser sensibles: No sólo se trata de tener sexo descarnado, recuerden que son una pareja y que hay muchos otros aspectos que ambos aman; por ello la sensibilidad es necesaria, en conjunto con sentirse protegidos, consentidos y deseosos uno del otro.
2.- Pasen más tiempo juntos: Suena extraño, pero hay parejas que con los años tienden a dejar de pasar tiempo juntos, aunque vivan bajo el mismo techo. Pasar tiempo juntos es ir más allá de compartir el desayuno antes de salir corriendo al trabajo, se trata de regresar a los intereses en común y disfrutarlos con la compañía del otro.

3.- Hablen de sus deseos y fantasías sin caer en la crítica: Escúchense y traten de comprenderse mutuamente, sin señalar, ni criticar lo que al otro le gusta o no. Lo que se fantasea no siempre se cumple y eso está bien, pero si se desacreditan antes de intentarlo, probablemente puedan provocar vergüenza y resentimiento. Estos sentimientos son directamente los enemigos para formar un buen clima sexual.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"