Así es cómo sales de una relación tóxica ¡YA ES HORA !

De buenas a primeras, parecería fácil reconocer cuando una relación de pareja es tóxica, pero en realidad no lo es. Cuando queremos a una persona, sufrimos una distorsión de lo que vemos y no interpretamos bien las cosas que suceden, porque estamos en manos de parejas manipuladoras.

No son pocas las mujeres que han caído en las manos de un novio manipulador, pero, aunque no es fácil, hay formas de salir de ese círculo para recuperar la salud mental y el control de la vida.

Las señales
Los manipuladores emocionales son capaces de enloquecer a cualquier persona y de alguna forma envuelven a su pareja para obtener lo que quieren, haciendo siempre que esta piense que estás actuando por voluntad propia.

El manipulador actúa de forma ilógica o mejor dicho, con otra lógica, que se adapta permanentemente a sus deseos y necesidades. En su forma de actuar, todo se ajusta a su propio razonamiento, por lo que no se debe responder de forma emocional a sus actitudes, para no caer en sus peligrosos juegos.
Muchas mujeres creen que porque viven con su manipulador, no pueden controlar el caos en el que están, pero eso no es así. Cuando identificas al manipulador, te darás cuenta que su comportamiento es predecible y fácil de comprender. De esta manera, podrás pensar en forma racional en qué momento y situaciones tienes que aguantar y callar y cuándo no debes hacerlo.
Puedes marcar límites, de manera consciente y proactiva. Si dejas que las cosas sucedan naturalmente, te verás envuelta siempre en peleas y charlas inútiles.

Estas son algunas características de una relación tóxica.
• No decides qué quieres hacer, debes acordarlo todo con tu pareja antes de tomar una decisión. Si le comentas que harás algo, sueles encontrar prohibiciones de distinto tipo.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"