Así calmarás hasta el peor berrinche del siglo

Nadie dijo que sería tarea fácil, ser padres es un oficio cuyo aprendizaje se adquiere solamente con el correr del tiempo en el ejercicio diario y permanente con una dosis de amor sin medida.

Es la etapa más maravillosa en la vida de toda mujer, pero también implica una gran responsabilidad. Has esperado con ansiedad y entusiasmo los 9 meses que lo has llevado en tu interior, ahora tienes frente a ti el desafío de saber administrar situaciones de temor, de riesgo y también sus berrinches, pues de eso se trata ser mamá.

Aprende con estos tips, a reconocer esos momentos y qué actitud tomar en cada circunstancia.

Paciencia infinita

Lo primero que deberás aprender es a practicar la paciencia. Esa que debe ser infinita, pues cuando son pequeños ellos buscan llamar la atención permanentemente para cada cosa que quieren así como cuando algo les molesta, no saben aún expresarse y el modo instintivo que tienen de llamar tu atención, es el berrinche.

El llanto, por ejemplo, no siempre es por hambre o dolor, a veces buscan o quieren algo, que aunque no sean bebés y ya pudieran expresarlo mejor, no lo hacen, es por ello que aprender a distinguir unas situaciones de otras será un proceso de aprendizaje tanto para ti como para tu hijo.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"