Aquí está la verdad: si realmente te extrañara, haría algo al respecto

Déjame decirte la verdad; él realmente no te extraña. Porque si lo hiciera, en realidad haría algo al respecto.

Todos queremos ser extrañados. Nos gusta la idea de que alguien que fue tan importante para nosotros y que nos afectó tan fuertemente piensa en nosotros y quiere comunicarse.

Lo esperamos, aún más, cuando es alguien a quien también extrañamos, no queremos ser los únicos. Entonces, para evitar enfrentar el rechazo, nos permitimos aceptar las mentiras que nos dicen, porque es más fácil soportar la idea de que está ocupado, no de que no piense en ti.

Es más fácil pensar que se está muriendo por encontrar una manera de verte en lugar de la idea de que no le importa verte. Te convences de que tal vez si te esfuerzas un poco más si sigues aproximándote, entonces eventualmente no podrán sacarte de sus cabezas. Que finalmente verán lo que se están perdiendo.

Sin embargo, es hora de que finalmente admitas lo que has estado evitando. Es hora de admitir que no te extraña, no importa cuánto desees que lo haga. También es el momento de hacerte saber que no importa. Que el hecho de que no te extrañe no significa que no valgas la pena.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"