Amate tanto que no necesites convencer a nadie para quedarse

Al empezar una relación, no siempre lo hacemos con la seguridad en nosotros mismos que nos permite dejar fluir eso que recién empieza. A medida que avanzamos con la nueva pareja vamos colocando de forma inconsciente todos nuestros miedos, las malas experiencias sobre el tapete y dejamos la puerta abierta a nuestros fracasos sin antes haberlos procesado.

Abrimos el corazón con el resultado de nuestros tropiezos en la espalda sin esa autoestima y confianza que necesitamos sentir antes de volver a amar. Es alto el porcentaje de los conflictos de pareja que se dan por esta falta de amor propio que convoca al miedo por la ruta del fracaso. Existen 4 señales que te alertarán si esto te está sucediendo.

Cuando comenzamos una relación, abrimos una gran caja de pandora en la que podemos encontrarnos con una persona maravillosa dispuesta a compartir su vida con nosotros, pero también corremos los riesgos de ver espejarse en las paredes todos nuestros temores.

Pues somos personas con una historia a cuestas y llevamos en los zapatos las huellas de lo vivido y en la espalda la mochila cargada de experiencias, buenas y malas, aprendizajes de ensayos y errores que la vida nos quiso entregar.

Somos el resultado de la vida que vivimos, pero no siempre sabemos administrar las experiencias con madurez y eso hace que perdamos la confianza, el amor propio. Para abrir el corazón, debemos contar con la certeza de que nos amamos lo suficiente como para saber desenvolvernos y amar desde la perspectiva de la libertad.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"