Signos de alerta ante un mal noviazgo

La etapa de noviazgo se supone que debería ser un maravilloso tiempo de ilusiones en el que sólo pensamos en ser felices y en hacer feliz a la pareja. Es un tiempo que nos vuelve ciegas de amor, tanto que casi no somos capaces de encontrar defectos a nuestras parejas, o si los vemos los minimizamos, haciendo la vista gorda.

Es justamente por esto, que debemos poner mucha atención a ciertas señales de alerta de que esa persona no termine siendo la adecuada para nosotras. Muchas de esas señales no las percibiremos directamente, no las vemos, les tocara a nuestros amigos y familiares ser quienes nos pongan en alerta.

Pensar en dar el siguiente paso después del noviazgo es la culminación de nuestros sueños e ilusiones, y el inicio de un nuevo proyecto de vida, sin embargo conviene analizar con la mente fría acerca de cómo se ha desarrollado nuestra relación con esa persona que “llena” nuestras expectativas, muchas veces nos hacemos a la idea de que una vez casadas o en convivencia con esa persona, todo va a marchar viento en popa e incluso ignoramos señales que nos lastiman y nos hacen daño, señales que eventualmente, podrían llevarnos a una convivencia de martirio y sufrimientos.

Cuando empieza toda relación es de lo más hermoso: se identifican el uno con el otro, difícilmente se encuentran o reconocen los defectos, todo es color de rosas, pero existen dos palabras mágicas en toda relación, respeto y tolerancia, de ambas partes, porque cuando uno de esos dos o los dos ingredientes tan necesarios faltan en un noviazgo, difícilmente existirán en el matrimonio.


Aunque nos resulte difícil, debemos tomar las mayores precauciones posibles y tomar cartas en el asunto tan pronto vemos la primera falta de respeto, incluyendo insultos. Es conveniente escuchar a las personas que nos quieren y nos pueden aportar un punto de vista externo a nuestra relación. Nosotras, al estar enamoradas podemos volvernos ciegas a ciertas señales, que nuestros familiares y amigos pueden ver por nosotras. Es difícil admitirlo, pero conviene dar seriedad a lo que nos dicen sobre nuestra relación. Al final de cuentas la decisión será siempre tuya, pero es inteligente analizar las opiniones de terceras personas que sabemos nos quieren y buscan nuestro bienestar.
Es también sabio por parte de la mujer que está apunto de formalizar una relación, poner atención a las cosas que se le indican y que de otro modo ignoraría, con la esperanza que algún día podrán “cambiar” la forma de ser y actuar de la persona que aman, piensan ilusamente que el amor, la unión, la convivencia podrá ayudarnos a mejorar la relación.


El hombre posesivo, manipulador e irrespetuoso mostrará su verdadera personalidad cuando gane tu total confianza y este seguro de que es amado, en ese momento pondrá de manifiesto sus celos desmedidos y sin fundamento, suele acusar de falsas faltas y demostrar menosprecio. Si se detectan estas actitudes, de inmediato se debe cambiar de rumbo en la relación y poner a la mujer en extrema alerta.

Señales y Preguntas

¿Cuándo se enojan o discuten por algo, eres siempre tú quien busca un acercamiento?
¿Te dice que él es así, porque así creció en su hogar?
¿Te compara con otras personas, o con alguna ex?
¿Te pone excusas como cansancio y/o problemas familiares?
¿No responde a tus preguntas, pero en cambio te dice que el hombre no debe ser cuestionado?
¿Puedes dialogar con tu pareja?
¿Cuántas veces durante el noviazgo te pide perdón?

¿Excusa sus celos, porque dice que te cuida?
¿Antepone a sus amigos y a su propia familia antes que a ti?
¿Te culpa de todo y por todo?
¿Cuanto tiempo después vuelve a tener la misma o una actitud peor?
¿Cuántas veces durante el noviazgo te pide perdón?
¿Cuanto tiempo después vuelve a tener la misma o una actitud peor?

Todos tenemos capacidad de amar y entregarnos a una relación, una de las etapas más difíciles al empezar una relación es la convivencia, convivir con una persona quien hasta hace poco no conocíamos no es fácil, invariablemente surgirán roces y decepciones frutos de la adaptación. Cuando nos encontramos en una relación seria o con potencial de llegar a ser seria, es necesario reconocer cuando la relación se está desarrollando bien, pero también es necesario reconocer cuando nos estamos exponiendo a vivir en un matrimonio en el que desde antes de consolidarse ya existen faltas de respeto, abusos y actitudes que muchas veces ocultamos de nuestros padres y amigos e incluso de nosotras mismas.


La dura realidad es que las personas no cambian, hasta que deciden hacerlo por sí mismas. Si estás a punto de casarte o de iniciar la convivencia con tu pareja, es fundamental tomar en cuenta aspectos básicos que al principio podrían parecernos inofensivos, aspectos que al principio se “borran” o se pretenden borrar con un “perdóname”, pero recuerda que es más fácil resolver un problema antes que este se haga más profundo y doloroso.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"