Actriz sube 23 kilos para una película y deja una gran lección física y mental

Para la película Tully, la actriz Charlize Theron aumentó 23 kilos y así representar mejor a una madre con sobrepeso y depresión. A sus 42 años aumentó 23 kilos y, un año y medio después, logró recuperar su peso. Luego de un trabajo difícil que definió como un «infierno», Charlize Theron reflexionó sobre las dietas estrictas y, también, sobre los procesados y las bebidas gaseosas.

Subir de peso

«La depresión me golpeó en la cara», expresó. «Las primeras 3 semanas son siempre divertidas porque eres como un niño en una tienda de golosinas. Pero después ya no es divertido. De repente comes demasiado y se convierte en un trabajo», agregó en entrevista con Entertainment Tonight. «Fue una sorpresa para mí. Era la primera vez que comía tanta comida procesada y bebía demasiada azúcar. No era divertido».

Comer constantemente alimentos de mala calidad la hundió en una gran depresión. Y es que la alimentación es fundamental no solo para nuestra salud física, sino también para nuestra salud mental.

El después

Cuando terminó de rodar empezó a bajar de peso pero se dio cuenta de algo: no era tan fácil como a los 27. A esa edad también había aumentado de peso para un papel, pero bajarlo fue mucho más sencillo. «Un cuerpo de 27 es muy diferente a un cuerpo a los 42. Mi médico me pidió que fuera consciente de eso. Me dijo: “Cálmate, tienes 42 años, no te estás muriendo, lo estás haciendo bien”».


En vez de acudir a dietas estrictas y radicales, el médico y la actriz optaron por una alimentación saludable y balanceada. El proceso iba a ser lento pero más efectivo. Fue así que en un año y medio logró volver a su peso.

¿Qué podemos aprender? Los alimentos procesados no son saludables, así como tampoco lo son las dietas estrictas. Ninguno nos garantiza una buena salud. Es importante tener una alimentación saludable para gozar de un buen estado físico y mental.

Fuente:


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"