9 hábitos muy simples que te ayudarán a vivir el doble

El ser humano siempre ha sentido que el tiempo que le toca vivir en la Tierra es demasiado corto, por lo que ha tenido que recurrir a todo tipo de argucias para poder prolongar lo máximo posible su propia existencia. Pasando desde métodos basados en leyendas, como el elixir de la vida o la panacea, y terminando por hábitos saludables como la alimentación o el deporte. Pero es gracia a los avances en el estudio de la ciencia y de la medicina en particular que se ha logrado avanzar notablemente en la carrera por una longevidad casi antinatural. Si quieres lograr romper la barrera de tu esperanza de vida será mejor que sigas estos consejos.

1. Ignorar lo que opinen los que te rodean

Cada uno puede tener su propia visión sobre nosotros mismos o los temas que nos atañen, pero no por ello debemos siempre de cambiar la nuestra propia para contentarlos. De hecho es precisamente ignorándolos y no debatiendo con nadie como se consigue una visión mucho más segura y tranquila de la propia vida, logrando reducir los problemas de estrés, ansiedad, inseguridad o hasta el nerviosismo. Simplemente ten claro lo que piensas y que no te importe tanto el qué dirán. Algunos hábitos han sido considerados saludables de manera acertada, te dejamos claro cuáles son.

2. Tomar el Sol

El Sol puede ser una fuente de problemas o ventajas en función de cómo se tome. Hay que tener claro que puede ser dañino hacerlo sin protección y en determinadas horas o en exceso, pero es irrefutablemente vital hacerlo. Esto se debe a que es una fuente de vitamina D que nos libra de enfermedades como el raquitismo o la osteoporosis. Fruto también de un estudio científico se descubrió que ayuda a combatir y prevenir algunos tipos de cáncer. Si no tienes esta opción, una buena alternativa podría ser alimentos ricos, como pueden ser la leche o los huevos.

3. Comida saludable



No es ningún secreto que una dieta equilibrada y saludable puede aportarte los nutrientes que necesita tu cuerpo para poder vivir. Pero hay algunos elementos que te hacen especialmente longevo: los antioxidantes. Y de entre todos los alimentos es el tomate el que aporta una cantidad significativamente más alta. Gracias a ellos evitamos que el oxígeno deteriore nuestras células y, por lo tanto, no mostramos los síntomas del envejecimiento. El tema de la comida no acaba aquí, pues hemos encontrado un producto que siempre evitamos y no deberíamos.

4. Comer cortezas de pan

Todos tenemos nuestros gustos particulares en cuanto al pan, especialmente el de molde. Pero aunque muchas personas deciden que las cortezas de los extremos son útiles solo para evitar que este se seque, lo cierto es que también son una fuente importante de antioxidantes a tener en cuenta. En concreto fue gracias a una investigación científica que se llegó a la conclusión de que tiene hasta 8 veces más que el resto del producto, siendo por lo tanto la parte más saludable.

5. No cepillarte los dientes muy frecuentemente

Sabemos que siempre nos han insistido con que tenemos que lavarnos los dientes justo después de cada comida y, al menos, tres veces al día. Pero por desgracia si hemos seguido este consejo lo hemos hecho mal. Los productos de limpieza dental pueden ablandar la capa protectora de los dientes, la dentina, erosionar o dañar el esmalte o hasta incrustar algunos ácidos de la comida dentro de nuestra propia dentición. Es mejor hacerlo, al menos, 30 minutos después de cada comida y nunca antes. Si odias el sonido de tu despertador, deberías hacerle caso a tu cerebro.

6. No usar el despertador

Si no hay nada que odies más que levantarte por la mañana al compás de un volúmen alto de un timbre, posiblemente deberías dejar de hacerlo. Los ruidos excesivamente elevados y repentinos pueden hacernos más vulnerables a sufrir dolencias del corazón, por lo que si eres una persona propensa deberías tratar de evitarlos. También son foco de malestar, estrés y falta de sueño, ya que en muchos casos llegamos a despertarnos mucho antes para evitar que suene.

7. No fumar



Huelga decir que el tabaco tiene unos efectos muy perjudiciales para nuestro organismo. Puede causarnos una enfermedad cancerígena, reduce nuestra capacidad pulmonar, nos hace más vulnerables a enfermedades cardíacas, contiene un sinfín de elementos venenosos para los seres humanos, reduce nuestra capacidad atlética y contribuye a que aparezcan otras muchas enfermedades. Hay quien trata de defenderlo, pero no existe ninguna prueba a su favor y muchas en su contra, por lo que dejamos claro que si queremos vivir más debemos dejarlo. Otro vicio que es mucho más positivo sí que puede ayudarnos.

8. Tomar una copa de vino

Vamos a recalcar el “una” copa de vino diaria. El alcohol per sé no es positivo para nuestro organismo, especialmente en exceso, pero se ha demostrado que los beneficios que aporta este néctar de la uva a nuestro organismo previenen entre otras enfermedades cardiovasculares, diabetes, problemas de colesterol y hasta de memoria. Pero aunque haya algunos que lancen las campanas al vuelo, también tenemos que añadir que solo se cumple si bebemos con mucha moderación.

9. Bailar con frecuencia



El deporte en general es algo muy positivo para nuestro organismo, ya que aumenta la resistencia física, reduce las sustancias negativas y dispara los niveles de serotonina y nos hace mejorar en general nuestra condición. Pero al mezclarlo con algo divertido, además de fomentar que mantengamos la rutina, hace que los efectos positivos lo sean aún más. Se recomiendan bailes de tipo energético, vibrante y sensiblemente más alegres. Pero cualquiera de ellos seguirá siendo interesante.

Fuente: paraloscuriosos

Fotos: freepik

 


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"