8 señales que indican que tu compañero de trabajo y tú se están enamorando

En nuestra vida adulta, el trabajo es un pilar, es donde pasamos varias horas al día, enfrentamos nuevos retos y tenemos la oportunidad de conocer a nuevas personas. El hecho de que tengamos que relacionarnos con otras personas todos los días, enfrentar junto a ellos nuevos retos y trabajar por un objetivo en común, nos lleva a que desarrollemos vínculos cada vez más profundos, incluso podemos llegar a formar grandes amistades o algo más. Si es que crees que posiblemente puedes estar teniendo una relación más allá de una amistad con un compañero, pero no estás totalmente segura, entonces te invitamos a leer las siguientes señales:

1. Buscan excusas para hablar

Si es que los dos buscan razones para acercarse al puesto de trabajo del otro para hablar sobre cualquier tema, entonces es una señal de que te interesa más que como un simple compañero de trabajo.

Otra señal es el tener demasiada facilidad para hablar acerca de cualquier tema, que cualquier comentario se transforme rápidamente en un tema de conversación o si es que sientes que podrías hablar con él muchas horas sin que ninguno de los dos se aburra.


2. Se quedan hasta un poco más tarde

Generalmente todos contamos las horas para salir de nuestro trabajo, pero si es que éste no es tu caso, debido a que prefieres pasar más tiempo con tu compañero, entonces es una señal clara de que sientes algo más por él.

Si es que además hacen calzar lo más posible los horarios para poder pasar más tiempo juntos, a pesar de que esto signifique el sacrificar un poco de tiempo libre, entonces el sentimiento puede ser mutuo.

3. Hacen mucho contacto visual

Si es que te acomodas para poder pasar más horas mirándolo, entonces significa que estás un poco más interesada en él de lo que parece. Tal vez el observarlo de alguna manera pasa a ser un aspecto importante en tu día. Deseas saber cada vez más acerca de él, entonces no hay mejor manera que tener un buen ángulo para conocer todo lo que le pasa en el día a día.

Es frecuente que todos cuando hablamos con alguien, nos miramos fijamente, sobre todo si es que estamos hablando de asuntos serios de trabajo. Pero todo el panorama cambia cuando esto se vuelve frecuente, independientemente de que no haya razón para intercambiar palabras.


4. Se ponen nerviosos cuando están cerca

No te es indiferente si es que él está o no presente en la reunión. Si es que va a estar, intentas arreglarte un poco más de lo normal e ir bien preparada, para que no pases ninguna vergüenza. Además, estás atenta a lo que tu compañero pueda decir o hacer, por lo que te sientes más presionada de lo normal a hacer mejor tu trabajo.

Otra señal puede ser que si es que él tiene algún mal rato en el trabajo, entonces te preocupas e intentas hacer que su día mejore de alguna manera. Lo mismo sucede cuando a ti te ocurren situaciones que te causan un bajón, en donde a él le toca animarte.

5. Los pequeños detalles que delatan

Tienen gestos de amabilidad en cualquier momento del día. Pueden intercambiar regalos sin que necesariamente sea una fecha en particular, se compran café durante los horarios de trabajo, se escriben para saber si es que llegaron bien a su casa, etc. En síntesis, ambos se preocupan por tener atenciones especiales.

Te has dado cuenta de que no te trata igual que a todas las demás compañeras, sino que se esfuerza por demostrar que tiene más interés por ti, aunque sea con gestos pequeños.

6. Tratan de conocerse más

Ambos tienen el interés por llevar la relación a un nivel más profundo, en donde se puedan conocer un poco más. Es por esto que buscan pretextos para lograr encuentros fuera del trabajo, para poder dedicarse más tiempo de calidad.

También tienen una motivación por conocerse en otros contextos fuera de lo laboral, con el objetivo de descubrir si es que tienen más temas en común. Cualquier información que decidan entregar o recibir es valiosa para continuar conociéndose.

7. Sienten la necesidad de estar cerca

Lo normal es que tengamos instancias para conversar con todos los miembros del trabajo, ya sea debido a que necesitamos solicitar cierta información o porque simplemente nos interesa conocer a las personas con las cuales trabajamos. Por lo que el hecho de compartir con varios grupos distintos, es algo frecuente. Sin embargo, si es que te empieza a importar con quién se junta el otro al punto de sentir celos, entonces es posible que ya no se trate de una simple amistad y que tengan sentimientos un poco más profundos.

8. Intercambian cumplidos

Si es que cualquier detalle es digno de que se halaguen o si es que están buscando la ocasión para hacerlo, entonces eso es un signo claro de que ambos están sintiendo algo más fuerte que un simple afecto hacia otro compañero de trabajo.

Las relaciones con los compañeros de trabajo casi nunca están excentas de dudas y romanticismos, es por eso que decidimos escribir acerca de las señales que denotan que la relación laboral con un compañero pueda empezar a tener otro matiz. Así que luego de haber leído todas las señales, ¿Está pasando algo más con tu compañero especial o no?


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"