8 consejos para evitar (o superar) los celos.

Muchos consideran que los celos pueden ayudar a darle un poco de “chispa” a una relación.

El inconveniente es que los celos, en muchas ocasiones, se salen de control y pueden ocasionar situaciones de tensión en la pareja, dañando o destruyendo la relación.

¿Por qué surgen?

Según los psicólogos evolucionistas, los celos comenzaron a desarrollarse en el ser humano hace más de un millón de años.

Los hombres debían cuidar que sus mujeres no se fueran con otros, para no perderlas o tener que alimentar a un hijo que no fuera suyo. Por su lado, las mujeres tenían que preocuparse ante la posibilidad de que sus hombres no se fueran con otras, porque se quedarían sin recursos. La situación era más grave aún si estaban embarazadas, una situación que podía significar un máximo riesgo.


Presentes

En algún momento todos hemos sentido celos con nuestras parejas. Constituyen un sentimiento muy humano, casi inherente a nuestra condición.

Pero hay cuatro aspectos que definen su “normalidad” o “anormalidad”, si es que estas palabras pueden utilizarse.

En primer momento, la “cantidad”. El cuánto es importante y aunque sea difícil de precisar en qué momento los celos pasan a ser “demasiado”, podríamos tomar como parámetro cómo es su importancia con respecto al sentimiento. Si los celos son lo más fuerte de una relación, no es una buena señal.

El otro aspecto importante es simple de pensar: ¿se basan en algo real o no? Sospechas que tu pareja te engaña, pero ¿lo hace o lo imaginas? ¿Hay realmente algo real en lo que tú piensas?

El otro aspecto importante para saber si los celos que sentimos son normales o no, es analizar si nos llevan a querer controlar a nuestra pareja, pudiendo llegar a “asfixiar” la relación. Los celos enfermizos pueden llevar al maltrato e incluso a conductas agresivas.

El otro punto importante al momento de evaluar los celos: si te hacen sentir mal, miserable y disconforme, debes trabajar para no tenerlos mal: simplemente, te hacen mal,

Cómo evitarlos

1 El primer paso para enfrentar y superar los celos, es reconocerlos. Si no se asume la situación, jamás se superará.

2 Si bien podemos considerar que los celos son una parte “natural” (y casi inevitable) de una relación romántica, hay algo que es necesario considerar: son apenas una parte muy pequeña de tus sentimientos. Si pasan a ser lo más importante y dominante, estamos en un problema.

3 Este puede ser un consejo muy difícil de seguir, pero resulta absolutamente imprescindible para superar los celos: es necesario preguntarse si la “amenaza” de infidelidad es real o imaginaria. La gran dificultad es que la persona celosa tiende a agrandar y malinterpretar las cosas y por ello, algo que es inocente y muy pequeño, puede dar lugar a una gran sospecha y a acciones totalmente desproporcionadas.

4 Muchas veces los celos se basan en una gran falta de autoestima, por lo que es fundamental fortalecerla en todo momento. Evita los pensamientos negativos sobre ti mismo y no te compares con los demás, porque cada uno tiene sus propias batallas y condiciones personales que enfrentar. Reconoce y cultiva tus aspectos positivos, valora lo que has logrado hasta ahora y pon todo en una justa perspectiva. Todos tenemos aspectos negativos y cosas que no salen del todo bien: lo importante es qué haces al respecto. Si te infravaloras, seguramente no te considerarás a la altura de tu pareja y pensarás que en cualquier momento se irá con otra persona, aumentando así tus celos.

5 Si tienes una pareja, debes confiar en ella; caso contrario, es muy difícil que logres edificar algo sólido y duradero. Si una persona quiere ser infiel, seguramente encontrará la manera de hacerlo. Piensa siempre lo mejor de tu pareja, piensa y siente que te es fiel. Si no eres capaz de tener ese sentimiento, debes plantearte realmente qué clase de relación estás construyendo y si es lo que quieres y mereces.

6 Un ejercicio de imaginación puede ayudar a clarificar lo que sientes. Piensa que pierdes a tu pareja. ¿Qué sientes? ¿Imaginas que ya nada es posible y sientes una angustia difícil de soportar? Si esto es así, debes recapacitar sobre tus sentimientos y en la manera de encarar esa relación. En la base de los celos se encuentra el miedo a la pérdida y la inseguridad sobre lo que sucederá en el futuro. Superar ese miedo es fundamental para enfrentarse a ellos.

7 Los celos no son un juego. Si tratas de poner celoso al otro, pensando que así te sentirás mejor, estás equivocada. Tomarse los celos como un juego modificará negativamente la situación. Los celos agravan cualquier situación preexistente y exponer la relación a una situación difícil, es algo muy peligroso.

8 “Quien evita la ocasión evita el peligro”, reza el dicho. Este puede ser un buen consejo para quien conducirá un vehículo en ruta o emprenderá un viaje, pero es un signo de desconfianza absolutamente destructivo para una relación. Lo lógico en una relación madura es dejar al otro en total libertad de actuar como desee, ir a donde quiera y hablar con quien le parezca. La confianza es vital en una relación de pareja saludable.

Los celos pueden ser como un veneno, que en forma lenta va matando el amor. Los celos construyen verdaderos muros entre las integrantes de la pareja, que pueden llegar a impedir toda comunicación e incluso destruir la relación.