8 consejos para evitar (o superar) los celos.

Muchos consideran que los celos pueden ayudar a darle un poco de “chispa” a una relación.
El inconveniente es que los celos, en muchas ocasiones, se salen de control y pueden ocasionar situaciones de tensión en la pareja, dañando o destruyendo la relación.

¿Por qué surgen?

Según los psicólogos evolucionistas, los celos comenzaron a desarrollarse en el ser humano hace más de un millón de años.

Los hombres debían cuidar que sus mujeres no se fueran con otros, para no perderlas o tener que alimentar a un hijo que no fuera suyo. Por su lado, las mujeres tenían que preocuparse ante la posibilidad de que sus hombres no se fueran con otras, porque se quedarían sin recursos. La situación era más grave aún si estaban embarazadas, una situación que podía significar un máximo riesgo.

Presentes

En algún momento todos hemos sentido celos con nuestras parejas. Constituyen un sentimiento muy humano, casi inherente a nuestra condición.

Pero hay cuatro aspectos que definen su “normalidad” o “anormalidad”, si es que estas palabras pueden utilizarse.

En primer momento, la “cantidad”. El cuánto es importante y aunque sea difícil de precisar en qué momento los celos pasan a ser “demasiado”, podríamos tomar como parámetro cómo es su importancia con respecto al sentimiento. Si los celos son lo más fuerte de una relación, no es una buena señal.

El otro aspecto importante es simple de pensar: ¿se basan en algo real o no? Sospechas que tu pareja te engaña, pero ¿lo hace o lo imaginas? ¿Hay realmente algo real en lo que tú piensas?


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"