7 señales del cuerpo que revelan problemas emocionales

“Mente sana en cuerpo sano” es una cita de la Sátira X escrita por el italiano Décimo Junio Juvenal que hace alusión al cultivo de la mente, el cuerpo y el alma para alcanzar el equilibrio. Se considera el cuerpo y la mente forman un todo, por ello es que los problemas emocionales siempre dejan impregnada su huella en el organismo. Algo sumamente lógico y entendible si tenemos en cuenta que nuestro cerebro es el eje principal del funcionamiento del cuerpo humano ya que todos los nervios que nos hacen funcionar están conectados a esta central, desde donde se les brinda las órdenes.

Con propiedad se puede afirmar que no hay molestia física alguna que no guarde relación con los problemas emocionales. Por tal motivo es sumamente importante estar atento a las señales que nuestro cuerpo nos envía, pues estos son los indicadores de la existencia de algún desequilibrio en nuestra vida.

Algunas señales corporales son más comunes que otras. En un sentido estricto no se trataría de enfermedades, sino de problemas emocionales que se manifiestan en nosotros. Aquí te presentamos siete indicadores que podrían estar evidenciando la existencia de problemas emocionales.

1. Dolor de cabeza, un síntoma de problemas emocionales

Este es un mal muy común y se pueden decir que nadie prácticamente escapa a sufrirlo alguna vez. No es para menos pues resulta que está directamente relacionada con el estrés y la agitación. Por tanto, resulta normal que cualquier persona sea afectada por este problema.

Se puede resumir al dolor de cabeza en una sola palabra: tensión. Cuando internamente sentimos dos fuerzas que se contraponen como el deseo de hacer las cosas completas,pero carecer del tiempo necesario o bien la necesidad de descansar en contrapartida a cumplir con obligaciones sumamente importantes. La explicación a que con frecuencia los medicamentos no tengan los efectos deseados radica en que detrás de una cefalea muchas veces hay problemas emocionales.

2. Dolor en el cuello

La rigidez y el dolor el dolor en la zona del cuello es una clara señal de una afección externa. Puede que no sea en todos los aspectos de la vida, pero uno en particular lo caracteriza: el problema para perdonar. El dolor y la tensión en la zona del cuello es manifestación del rencor y el resentimiento.

La falta de perdón suele estar acompañada de otros sentimientos como inconformidad o desprecio. Eliminar el rencor que podrías llevar dentro puede ayudarte aliviar el dolor de cuello.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"