7 Frases que rompen la relación si se dicen en una discusión ¡Las mujer sabias no las dicen!

Cuando se está en una relación de pareja, es común tener discusiones que nos lleven a estar enojadas, ya que tal vez tengas la razón según tu punto de vista, pero si es que el problema es mediano o pequeño y amas realmente a tu pareja, lo mejor es que intentes pensar con la cabeza fría los comentarios que dices, ya que puedes terminar haciendo daño sin quererlo.

Es frecuente el encontrarse con que varias parejas entran en una crisis y deciden tomar la decisión de divorciarse debido a que uno de los dos perdió los estribos y en un arranque de rabia, se dijeron cosas para lastimarse pero que tal vez no sentían.

Si es que te estás preguntando qué frases son las que pueden provocar que una relación llegue a su fin, a continuación te las presentamos en conjunto con una breve explicación que profundiza por qué el contenido de la oración puede afectar tan profundamente a la otra persona.

«TE PARECES A TU MAMÁ»

De acuerdo a Winifred M. Reilly el cual es un experto en el tema que trabaja como terapeuta matrimonial y familiar, afirma que el hecho de comparar a la otra persona con su madre, con su padre o con cualquier familiar es un comentario que desvía el tema hacia el conflicto o característica especial que el dicho familiar tenga, por lo mismo suele ser un gran golpe en el autoestima.

A pesar de que la mayoría de nosotros sabemos que no debemos hacer comparaciones entre las personas, es un comentario común durante las discusiones, sin embargo, no es algo recomendable.

«¡NO SE PUEDE HABLAR CONTIGO! ¡ME VOY!»

El amenazar con que la persona se tiene que comportar de cierta manera o te vas a marchar de la discusión, no es una buena táctica. La persona se puede sentir manipulada o que no es correcto que exprese lo que siente.

Lo mejor en estos casos es tomar aire, contener a la otra persona y luego, hablar de nuevo acerca del problema.

El experto Sheri Meyers aconseja el tomarse un tiempo para calmarse, dejar de gritar e intentar encontrar el equilibrio.

«SIEMPRE…» O «NUNCA…»

El utilizar palabras que aludan a un extremo suele ser un detonador para que las personas reaccionen negativamente. Por lo general, es un mal comentario primero que todo por que es difícil que sea totalmente verdad y además, debido a que puedes llevar a un extremo mayor la discusión. Imagina cómo te sentirías si alguien te dice: “Siempre quieres tener la razón”.

Lo más probable es que tu pareja se ponga a la defensiva y que te responda con otros argumentos. Así es posible que entren en un círculo vicioso de acusaciones del cual les será muy complicado salir.

La especialista Tara Griffith, la cual es terapeuta matrimonial y familiar, aporta el siguiente consejo a la luz de cuando uno necesita comunicarle al otro lo que le va a molestar. Ella plantea que uno debe ser específico y objetivo con respecto a lo que a uno le molesta, además de apegarse a los hechos que efectivamente sucedieron.

«CUANDO SEAS RAZONABLE TE HABLO»

El decirle a la persona que ni siquiera tú puedes hablar con ella, debido a que es poco razonable, es causarle un daño emocional grave. No estás validando lo que la persona está sintiendo ni tampoco le estás pidiendo un tiempo para que logre calmarse, sino que le estás diciendo que lo que ella misma está sintiendo, no lo debería sentir.

El psicólogo Steven Stosny refiere que lo mejor que podemos hacer ante estas situaciones es pedirle a la otra persona que se tome algunos minutos para calmarse.

Desde lo biológico, Stosny afirma que el cortisol y la adrenalina se demoran alrededor de 20 minutos en asentarse, por lo que es recomendable tomar una pausa.

«ESTÁS HACIENDO ESCÁNDALO POR NADA»

Esta es una frase que es frecuentemente utilizada en la mayoría de las discusiones y es el equivalente a encender un cartucho de dinamita. Antes de que termines de decir la frase, la discusión explotará y se intensificará mucho más.

En general, cuando estamos enojados por algo, preferimos que nos escuchen y nos presten atención. No necesitamos que nos digan que estamos siendo exagerados en relación a cómo enfrentamos nuestro problema.

«¡ERES UN/A @#&!»

El insultar durante las discusiones nunca trae nada bueno. El utilizar cualquier palabra que degrade al otro implica herirlo de una manera mucho más profunda de lo que en un principio se puede pensar.

Según lo que afirma la psicóloga clínica Gina Delucca, es necesario intentar evitar que las discusiones empeoren, haciendo que la argumentación se enfoque en el tema de la discusión. Y como ella misma afirma: no hay nada constructivo en utilizar los insultos, frases degradantes o despectivas.

«¿¡OTRA VEZ CON LO MISMO!?»

Esta es una frase que causa mucho sufrimiento a la persona que lo escucha, por lo que tiene todo el potencial de arruinar una relación, por eso lo mejor es evitarla. La persona que la escucha puede sentir que tú no estás dispuesto a poner atención a lo que tiene que decir.

Ahora que hemos expuesto las frases que no hay que decir, te invitamos a tenerlas presentes durante tus próximas discusiones para que evites intensificar la discusión.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"