7 cosas que debes dejar de hacer a los 30 años por tu salud física y emocional

El tener 30 años tiene bastantes ventajas, las cuales no son precisamente muy abarcadas dentro de la sociedad hoy en día. Hoy en día, más bien el discurso gira en torno a los retos que se viven en esta edad.

Así que, con base en lo anterior, vamos a partir diciendo las ventajas que se viven al tener 30 años y que probablemente no sepas.

Primero, deja de importante el “qué dirán”, es decir, aunque probablemente esto haya sido mediante un proceso, cuando llegamos a tener 30 años, ya no nos importa para nada la opinión del resto y podemos discernir entre las opiniones que vamos a tomar en cuenta y las que no.

Segundo, ya se tiene un poco más de experiencia laboral, lo cual se ve reflejado en una mayor estabilidad financiera. Generalmente, nos podemos empezar a dar ciertos gustos más caros.

Tercero, sabemos con claridad lo que queremos en la vida y para dónde vamos. En general, luego de salir de la universidad, no sabemos mucho acerca de nosotros en el ámbito laboral y tampoco nos hemos planteado algunas situaciones por las que pasamos a nivel personal. Alégrate, ya que a los 30, ya tenemos todo esto prácticamente solucionado.( por lo menos en nuestra cabeza)

En cuanto a lo anterior, en función de que nuestra manera de vivir la vida cambia y nuestro cuerpo también, la verdad es que ya no se es tan joven como se solía ser, esto implica que tengamos que hacer ciertos cambios de hábitos.

Quizás cuando éramos más jóvenes, habían muchos hábitos que no nos importaba tener, por ejemplo: podíamos trasnochar y al otro día andar casi como si nada. Sin embargo, si es que hacemos eso mismo ahora, sin duda nos pasa la cuenta al otro día. En relación a lo anterior, es tiempo de cambiar los hábitos, sobre todo por cuidar tu salud física y emocional.
Tampoco se trata de dejar atrás todo lo que te gustaba hacer, ya que no estamos hablando de un cambio radical en tu vida, pero si, es necesario que vayas caminando hacia una rutina más sanas. Al poco andar, vas a ver que es sólo cuestión de poder variar algunas cosas para lograr grandes mejoras en tu vida.

1. Dormir poco

Recién mencionábamos que hay cosas que a los 30 ya son más difíciles de hacer, una de ellas son las trasnochadas. Ahora es necesario que duermas lo suficiente, sino, se pueden ver afectados tu metabolismo, puede ser que estés de mucho peor humor que otros días, que no puedas rendir en tu trabajo, estudios o actividades diarias, etc. Sin mencionar que todo esto puede tener una repercusión en tu imagen laboral.
Así que te recomendamos que trates de acostarte temprano, al menos durante los días laborales o durante los días en que al otro día, debas levantarte temprano.

2. No ahorrar

Lo más probable es que en esta etapa estés disfrutando de un trabajo cómodo y con un buen sueldo estable, pero recuerda que nadie tiene el futuro asegurado y que en cualquier momento, puede ser que necesites algo de dinero para sacarte de algún apuro que puedas sufrir.
Sin mencionar, que en algún momento vas a pensar en tener una vejez más tranquila, en donde la parte financiera jugará un papel importante en tu tranquilidad.

3. Sedentarismo

La importancia de realizar actividad física se vuelve fundamental, al menos por 30 minutos por día, ya que te permite disminuir el riesgo de tener alguna enfermedad al corazón, obesidad, diabetes o cualquier enfermedad que sea más frecuente a esta edad.
Puedes elegir el hacer una rutina en tu casa o puedes comprar un plan para ir al gimnasio, ya que probablemente, tu sueldo te alcanza para eso.

4. Postergar tus metas

Si tienes algunas metas claras, es bueno que vayas poniéndote en acción para poder realizarlas. Está claro que aún eres joven y que te quedan varios años de vida por delante, pero es bueno que esos años no te pillen sin que hayas logrado alguna de tus metas, ¿cierto? Entonces te animamos a que empieces desde ya a planificar y a tomar acción con respecto a tus objetivos.
Puedes ordenarlos por orden de prioridad, y tomando en cuenta si son a corto, mediano o largo plazo. Imagínate un plan de vida en donde dediques semanalmente un número de horas a tus proyectos personales. Por supuesto que en el camino, vas a tener varios obstáculos o puede ser que simplemente, cambies de planes, pero el objetivo por ahora es que tengas definido tus objetivos en conjunto con acciones concretas que vas a hacer para llegar a ellos.

5. Dejar de fumar

Si es que estabas acostumbrado a fumar, lo sentimos, pero no es bueno que continúes con este vicio a esta edad.
¿Sabes cuántas personas fallecen en el mundo, producto de alguna enfermedad relacionada con el tabaco? Cerca de 480,000 personas. Para que tengas en cuenta cómo afecta a tus años de vida el vicio de los cigarros. Si es que eres mujer, te limita tu vida en 11 años y si es que eres hombre, puede ser hasta 12 años aproximadamente. Quizás no parezcan muchos años, pero a todos nos podrían servir unos 10 años más para vivir y realizar nuestros proyectos.
El que dejes este hábito, también te puede favorecer a tener una mejor calidad de vida, sobre todo debido a que con la edad, hay enfermedades a las que puedes ser cada vez más propenso y que si más encima tienes la mala fortuna de fumar cigarro, éstas posibilidades se aumentan cada vez más. Algunas de las enfermedades son: cáncer, enfisema, bronquitis crónica, entre otros.

6. Compararte todo el tiempo

¿Qué sentido tiene el seguir comparándote con los demás? Cuando todos han tenido vidas totalmente diferentes. Es mejor que en lugar de competir, que te concentres en lo que quieres lograr.
El compararte con los demás, es una pérdida de tiempo, sólo va a hacer que te sientas desconforme con lo que eres y con lo que tienes. Así que es mejor que te enfoques en lo que quieres lograr, que lo planifiques, que lo visualices, que lo tengas en tu mente y que le dediques un poco de tiempo.
Es mejor que ocupes el tiempo realizando tus sueños que comparándote con el resto, ¿No te parece?

7. No agradecer lo que tienes ni sentirte orgulloso de lo que has logrado

Aunque hasta hace poco, tus logros tal vez no parecían tan importantes, ahora es momento de valorarlos, de mirar hacia atrás y darte cuente de lo que has avanzado y de lo que has conseguido, esto te dará un empujón extra en los momentos en los que sientas dudas o que no tienes la fuerza suficiente.

Independientemente de si piensas que lo que has conseguido es mucho o poco, es lo que has podido conseguir y puedes sentirte agradecido de eso y de la oportunidad que aún tienes de conseguir más logros.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"