6 signos que muestran que comes por “esconder” lo que verdaderamente sientes

Es habitual el dicho “Cuando me siento ansiosa me da por comer“. A miles de personas les inquieta la ansiedad por comer y resulta bastante agobiante para quien le ocurre, dado los efectos que puede tener para su salud y el exceso de peso que supone, generando más angustia aún, la falta de control sobre la ansiedad por comer.

El problema, se inicia cuando comemos porque nos encontramos angustiadas, deprimidas, aburridas, entre otras, buscando en la comida una satisfacción o un alivio momentáneo a las emociones negativas o preocupaciones, cayendo así en una táctica completamente pasiva que nos tranquilizará inmediatamente, sin embargo no remediará ni eliminará las emociones negativas que la motivaron además de terminar añadiendo otro problema al comer de forma compulsiva y exagerada.

En México, al igual que muchos países en la tierra, afronta un delicado problema de sobrepeso y obesidad en su generación adulta. Una realidad que podría producirse por una particularidad que contrasta a los seres humanos de los animales que son los sentimientos.

De acuerdo a un estudio publicado por el Journal of Clinical Investigation, las hormonas en nuestro estómago se alternan directamente con el cerebro, provocando un efecto satisfactorio.

Esto revela por qué hay algunas personas que sienten la necesidad de consumir alimentos dulces o grasosos cuando sienten desánimo o ansiedad.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"