6 señales para saber que el amor se ha esfumado.

El amor y la costumbre son cosas distintas pero que a la vez suele terminar por confundir a las personas. Por eso es importante aprender a distinguir ambas cosas para poder darnos cuenta cuando el amor ya no es suficiente o se ha transformado en una costumbre. Como verás es muy fácil identificar cuando una persona se enamora, pero es todo lo contrario cuando ese sentimiento se escabulle del corazón. Quizás el cariño y compañerismo sigan presentes y ayuden a ocultar eso, pero debes aprender a traducir también las señales para darte cuenta de lo que sucede.

Aunque pueda ser confuso y nos cueste distinguir lo que nos une en una relación, es importante aprender a diferenciarlos porque la costumbre puede hacernos creer que todavía existe amor en un lugar donde en verdad lo único que hay es el deseo de mantener una realidad estable. Por otro lado, también puede suceder que las discusiones frecuentes con la otra persona hagan que el amor que hay parezca mucho menor a lo que en verdad sienten.

La coach Camila Díaz comenta al respecto lo siguiente: “no siempre dejamos de amar. A veces solo estamos heridos y se puede trabajar en el vínculo. A veces puede que no haya pasado nada aparentemente relevante, pero ya lo que hace la otra persona le fastidia”. Es decir, por un lado puede parecer que hay amor donde no lo hay, y por el otro, puede verse poca muestra de amor en donde realmente hay un sentimiento muy fuerte. A continuación te mostramos 6 claves para saber que el amor se ha esfumado:
1. La apatía

Si pensaste que por discutir mucho tu relación está mal, déjame decirte que estás algo equivocado/a, porque el hecho de manifestar a tu pareja lo que te duele es una señal de que aún hay algo de amor. En ese caso lo que deberían hacer es simplemente aprender a solucionar sus diferencias. Sin embargo, cuando la persona demuestra apatía hasta por cualquier discusión es peor, incluso al grado de ser preocupante para la relación, porque el sentimiento contrario al amor es la indiferencia, es decir, cuando al otro ya le da igual o le importa poco lo que la pareja piense o haga.
2. Distanciarse

Normalmente cuando una persona prefiere mantenerse ocupada con otras cosas para no estar con su pareja es porque algo no está funcionando bien. Cuando tú tienes tiempo libre y él siempre está ocupado o ya había hecho planes para pasar ese rato con sus amigos y el tiempo contigo prefiere dejarlo para después, debe significar “luz roja” para ti, y ni qué decir si te enteras de que fue a una fiesta sin habértelo mencionado o invitado. Pues señales como quedarse en el trabajo todo el tiempo, irse con sus amigos, entre otras cosas, dejan bien en claro que está poniendo una distancia de por medio y eso es señal de que no siente ganas de estar a tu lado, o sea, no hay amor.

3. Relaciones íntimas

Es normal que en los primeros tiempos las relaciones íntimas estén cargadas de mucha pasión y luego, poco a poco, vaya reduciendo su intensidad. Pero ojo, que cuando el deseo por tener relaciones sexuales se esfume por completo y deje de importar a medida que pasan los días y meses es algo muy distinto a lo que nos referimos. Cuando la pareja prefiere no tener relaciones, lo más probable es que ya hayan dejado de ser esposos o amantes y sólo estén por compromiso. Pero existen otros casos, como por ejemplo algún problema de salud que pueda afectar el deseo, pues en este caso no significa que el amor se haya ido, pero si está descartado cualquier problema de salud, entonces no hay duda.
4. La atención

Existen dos claves para descubrir si seguimos o no enamorados, esas son la curiosidad y el cuidado que tengamos hacia nuestra pareja. Sin duda cuando hay amor siempre existe esa preocupación por saber en qué condiciones está la pareja, cómo se siente, aparte de eso también nos interesamos en su felicidad y atendemos los pequeños detalles. Por el contrario, cuando se centra la atención hacia cualquier lado menos hacia nosotros, es algo que sin duda debería volverse alarmante y hay que buscar alguna solución al respecto.
5. El valor

Está demás decir que una persona enamorada valora mucho a su pareja, o por lo menos eso debería hacer; se siente afortunado de tenerla y hasta cree que es como su alma gemela o la media naranja que lo complementa. Pero a diferencia de todo eso, cuando alguien no se siente enamorado de la persona con la que está, siente que sólo es una persona más del montón, es decir, no le despierta esa sensación de ser un hombre o una mujer afortunada por la pareja que tiene, simplemente la otra persona está.

6. El respeto

Aquí hablamos de un pilar fundamental para que todo funcione, en las relaciones de pareja donde el respeto prácticamente ya no existe, es muy probable que a uno o a ambos ya no les importe lo suficiente la relación. Cuando se pierde el respeto se empieza por dejar de valorar a la pareja, luego surgen las faltas de respeto, y las conductas desagradables, que van adquiriendo un tamaño cada vez mayor, luego dan lugar al maltrato psicológico y físico. Pues deberías darte cuenta a tiempo para no llegar a estos extremos.

Siempre es importante atender las reacciones que tenga tu pareja y si te das cuenta de que ya no quiere nada a tu lado, debes aprender a decir “adiós”. No insistas ni presiones, porque eso sería peor para ti.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"