6 cosas que haces y aumentan tu estrés de manera inconsciente; cómo cambiarlo

El día de hoy es casi imposible encontrar a una persona que nunca en su vida haya sufrido estrés. Se ha vuelto algo común en la sociedad actual y es un sentimiento normal que provoca sensaciones de nerviosismo, enojo o frustración.

El estrés puede ser pasajero, por alguna circunstancia de la vida, por ejemplo, cuando se pelea con la pareja, cuando se presenta un examen, cuando preparas una boda o ante la llegada de un bebé. Puede volverse crónico cuando dura mucho tiempo, por ejemplo, no tener dinero, vivir en un matrimonio infeliz, tener problemas en el trabajo o tener un familiar enfermo.

En otras ocasiones, nosotros somos responsables de aumentar nuestro nivel de estrés, y esto sucede de manera inconsciente, lo cual puede desencadenar problemas de salud, como indica el sitio Medline Plus, tales como presión alta, diabetes, obesidad, depresión, problemas dermatológicos, mala memoria, problemas gastrointestinales, etc.

El estrés debe tomarse en serio, por lo cual, te mostramos las situaciones que pueden aumentarlo, para que hagas algo al respecto y mejores tu calidad de vida:

1. Tener constantes pensamientos negativos. Es normal que todos tengamos complicaciones, pero cuando te enfocas en el problema con pensamientos negativos, puedes estar bajo una presión que nunca termina. El miedo al fracaso y la incertidumbre no te dejarán pensar en encontrar soluciones. Para evitar pensar todo el tiempo en un mismo problema, existe la técnica llamada ‘parada de pensamiento’, que consiste en buscar un espacio donde puedas estar solo, pienses en lo que te perturba y cuando empiece a aumentar el nivel de estrés, grites diciendo ‘alto’ con todas tus fuerzas. Verás cómo los pensamientos se detienen y puedes reincorporarte de nuevo a tus actividades.

2. No dormir. La falta de sueño es uno de los problemas más comunes que contribuyen al aumento del estrés. Cuando no duermes, tu cerebro comete más errores y dificultas la posibilidad de encontrar soluciones adecuadas. Puedes pensar que no duermes por pensar en tus problemas, pero este es solo un mal hábito. Puedes modificarlo practicando técnicas de relajación, aprendiendo a escuchar tu respiración y a sentir cada parte de tu cuerpo, escucha música tranquila y bebiendo alguna infusión calmante. También es necesario dejar de utilizar aparatos como celulares o televisión, por lo menos, media hora antes de irse a la cama.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"