6 consejos fáciles de practicar para prevenir la artrosis a partir de los 35 años

Siempre se relaciona esta enfermedad con edades avanzadas, pero lo cierto es que si no cuidamos debidamente nuestras articulaciones es posible que la artrosis pueda incluso aparecer antes de los 35 años, por lo que, lógicamente es recomendable tomar medidas para evitarlo.

¿Qué es la artrosis?

La artrosis, según la Fundación Internacional de la Artrosis (OAFI), “es una enfermedad articular degenerativa que afecta tanto al cartílago como al hueso y tejidos blandos de la articulación”. Por lo que no se puede catalogar solamente como la lesión de una parte del cuerpo, sino que abarca una serie de partes interdependientes: huesos, cartílagos y tejidos.

¿Por qué duele?

Dado que el objetivo del cartílago articular es lograr que los huesos se “resbalen” entre si permitiendo el movimiento natural y fluido, al darse el desgaste del cartílago articular directamente la superficie del hueso queda expuesta y esto al rozar con otro hueso provoca un intenso dolor. Generalmente afecta a las articulaciones más utilizadas, como las manos y la columna, y aquellas que soportan nuestro peso, como las caderas y las rodillas.

¿Cuáles son los síntomas?

Entre los síntomas más frecuentes destacan:

Dolor articular y cierta rigidez

Inflamación pronunciada a nivel articular

Crujido o chirrido al mover la articulación

Disminución de la capacidad de articular

¿Cuáles son las causas?

Ciertamente hay muchos factores que propician la aparición de la atrosis, dentro de las más comunes encontramos:

Sedentarismo

Exceso de actividad y exigencia física

Edad.

Sexo femenino.

Obesidad.

Ocupación (trabajos que fuercen las articulaciones crónicamente).

Actividades deportivas de alto impacto.

Traumas en las articulaciones.

Enfermedades musculares.

Predisposición genética.

Deformidades del hueso.

Diabetes Mellitus


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"