5 trucos para convertirte en un EXPERTO en el arte DEL BESO

Fortaleciendo los músculos y mejorando tus movimientos te convertirás en un master al momento de unir tus labios a los de tu pareja.

Un beso el algo mágico, de hecho gracias a la unión de tus labios con los de otra persona podrás darte cuenta si la relación va a funcionar o mejor aún si ella es la persona indicada. Ya sean robados, tiernos, salvajes o tiernos ese momento es importante para todas las personas, de hecho se ha llegado a asegurar que se recuerda más el primer beso que la primera relación íntima.

Los besos no mienten ellos te dirán si el amor de tu vida llegó a ella. Todos queremos saber cómo besar, es por eso que la revista Cosmopolitan publicó una guía para convertirte en un experto en el arte del beso. De esta manera lograrás que esa persona que tanto quieres quede prendada de la manera con la que mueves tus labios.

PONTE EN FORMA

No olvides que al besar se involucran muchos músculos, así que para poder cumplir con esta misión tienes que fortalecerlos.

YOGA PARA BESAR CORRECTAMENTE

Coloca tu lengua detrás de tus dientes incisivos y presiona en su unión con el paladar, hacia arriba. Empuja con la punta de tu lengua lo más que puedas por un rato. Suelta y no olvides en repetirlo. Esto le dará mucha fuerza a este músculo.

Abre ligeramente los labios y haz movimientos de lado a lado con la lengua. De comisura a comisura. Trata de cambiar la velocidad de rápida a lento. No olvides poner atención en qué tanto puedes controlar al ir disminuyendo la velocidad. Después gira a lo ancho de toda tu boca, abriéndola bien, en ambas direcciones. Cierra y poco y repite.

CARITA DE PATO

Trata de hundir tus mejillas hasta que un poco de tu interior quede entre tus muelas y junta los labios para hacer algo parecido a la “boca se pescado”. Ahora sin despegar trata de sonreír. Puede que sientas dos tensiones en sentidos contrarios. Además de afinar tu cara y mejorar la firmeza, tu boca será más experta en movimientos besadores.

Ya que hayas hecho algunas repeticiones, abre la boca haciendo un óvalo con los labios, con las mejillas hundidas. Seguramente te verás bastante gracios@, pero no tienes que hacerlo frente a nadie. Aprovecha tus momentos de soledad para ejercitar estos músculos.

BOMBONES DE ENSAYO

Toma un malvavisco mediano y ponlo frente a tu boca. Con la parte interna de tus labios trata de desprender un pedacito (cerrando poco a poco) como si succionarás, pero sin jalar aire.

Ahora, trata de sostener el bombón sólo con esa parte interna de tus labios, saca la punta de la lengua y haz mini movimientos circulares de lengua y sobre el malvavisco.

Para que puedas darle más fuerza y habilidad a tus labios, presiona el bombón varias veces. Aplástalo lo más que puedas como si quisieras partirlo cubriendo tus dientes con las labios.

LABIOS A LA OBRA

Cuando hayas logrado ejercitar tus labios besadores, llega el momento de pasar de la teoría a la práctica. Ya avanzaste hacia la parte más divertida así que no pares de besar, besar y besar.

BESO FRANCÉS AL ATAQUE

Acerca tu boca poco a poco a la de él/ella y desliza lentamente la parte interna de tu labio inferior.

Comienza a jugar con tus labios como lo hiciste sobre el bombón y ve aumentando la velocidad. También combina distintas aperturas.

Une tu lengua con la suya, dando giros lentos y masajeando.

Extiende los besos todo lo que desees, no pienses en nada, ni hagas que el momento se vea mecanizado, mucho menos esperes la perfección. Esto se trata de dejarte llevar.

Dejénse llevar y aumenten la intensidad todo lo que quieran. La manera en la que se de el beso dependerá del gusto de cada pareja.

SUTILES, PERO PROFUNDOS

Toca sus labios con los tuyos, mantenlos unidos por unos momentos.

Sepáralos con mucha lentitud, como si estuvieran unidos con pegamento.

SAL DE SU BOCA

En caso de que la situación se este poniendo más caliente, aprovecha para no solamente besar su boca sino esas partes de su cuerpo que te prenden tanto a ti como a tu pareja. Puedes bajar un poco dando tiernos besos por su cuello, hasta llegar a las orejas.

Un beso es un momento maravilloso, fortaleciendo tus músculos y perfeccionando la técnica, harás de esa situación algo inolvidable. No olvides que la claves está en dejarte llevar y no pensar en la perfección, esa se dará por si sola.

Fuente: enpareja


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"