5 tips para controlar tus celos (enfermizos)

Comunícate con tu pareja:

Cuando ya te encuentras sumergido en el mar de dudas, inseguridades o miedos, cuando fallaste y no has logrado contener los celos, lo primero que debes hacer es calmarte y luego buscar un momento adecuado , cuando ambos estén relajados, en el que poder hablarlo y compartirlo con tu pareja, de forma abierta y sincera, pero recuerda es primordial que te encuentres calmo.

Se trata de explorar juntos, el por qué, de dónde vienen los miedos y los celos, con el objetivo de llegar a una mayor comprensión e intimidad por ambas partes. Siempre se debe hacer con el ánimo de llegar a una solución sana para los dos, dejando de lado las posturas “defensivas” y los reproches, porque una actitud agresiva solo garantiza que eventualmente se produzca una grieta en la pareja que fácilmente terminar en un quiebre definitivo. ¡Ser maduros es la clave!

No trates de negarlo, Acepta que eres una persona celosa:

Dicen que el primer paso para resolver un problema, es admitir que lo tienes, entonces acepta que eres una persona celosa, si al negarlo no engañas a nadie, tú lo sabes y tu pareja también, nadie es tonto, entonces lo recomendable es reconocer cuando estás sintiendo celos y aprovecha para reflexionar sobre ellos. En otras palabras, pregúntate sobre la naturaleza de éstos; ¿son celos por comparación con otra persona y temor a ser reemplazado? ¿son proyecciones de ti mismo en tu pareja, es decir que tú eres de flirtear con otros y asume que tu pareja hará lo mismo? Se valiente, con confianza, paciencia y comprensión podrás ser completamente honesto sobre los verdaderos motivos de tus celos y podrás empezar a aceptar la realidad y trabajarla con tu pareja.

Frecuencia de los celos:
Presta mucha atención a la frecuencia con la que se manifiestan los problemas de celos en tu relación amorosa. Si es algo que se da con mucha frecuencia, como si ya estuviese establecido que son parte de la dinámica de la relación, digamos si tienes una discusión a causa de tus celos por lo menos una vez al mes, estás en problemas porque inevitablemente éstos episodios tienden a desgastar y perturbar la relación sentimental ya que derivados de éstos, surgen los reproches, y reclamos por situaciones pasadas que tal vez, ni siquiera tengan nada que ver con la cuestión del momento, aumenta la presión, la exigencia, la desconfianza y al unir todos estos ingredientes el desgaste en la pareja está asegurado y a un ritmo vertiginoso, entonces ten mucho cuidado, porque siempre hay un punto de inflexión del cual es difícil retornar, evita a toda costa que la frecuencia de los ataques de celos aumente.

Por último, te describiremos las siguientes señales de alarma que deberían hacerte plantearte contactar con un profesional:

¿Te es imprescindible controlar todos los movimientos de tu pareja? ¿Sientes casi una necesidad física de hacerlo?

¿Cada vez soportas menos a sus amistades y compañeros de trabajos?

¿Observas y reclamas continuamente sobre su forma de vestir o comportarse?

¿Crees saber todo sobre las intenciones, pensamientos, etc… de tu pareja, incluso más que ella misma?

¿La necesidad de que sea sólo para ti se ha acentuado últimamente?


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"