5 pasos para que te des cuenta si es que estás mendigando el amor de un hombre.

Son demasiadas las mujeres caen en esta cruel trampa del amor, en la que al final de cuentas no saben si huir o quedarse con la esperanza de que el dolor de pronto pase y el amor lo sane todo.

En el momento en la relación, cuando llegas al punto de sentir que estás prácticamente mendigando por su tiempo, y su atención, es porque alguna cosa ya no va bien. Alguna ha muerto en el amor que existía entre los dos. La relación se ha quebrado silenciosamente.

Si lo que describimos te suena y llegaste al punto de sentir todo esto, es porque de alguna forma te lo ha hecho sentir sutilmente y no es necesario tener que vivir y aguantar al lado de alguien que te haga sentir así, de esta manera. De lo contrario, se sufre, se mendiga el amor y la autoestima disminuye, una vez tras otra, sales muy dañada.

Estos son 5 pasos para detectar si estás mendigando el amor de ese hombre.

1. Analiza y escucha lo que tu corazón te dice, no lo que tú mente piensa

A estas alturas ya estás con la cabeza llena de tantas ideas que te marean y luchan entre ellas mismas, que hasta incluso te preguntas si has perdido la razón. Es imposible tratar de escuchar a tu corazón por que la voz de tu mente es demasiado alta y aguda.

Busca un lugar y un momento tranquilo en tu día, sin tus amigas, sin nadie, sin tu teléfono y sobre todo sin las redes sociales que no se cansan de informarte que él acaba de publicar una foto con tu comida favorita, pero tú no estás invitada a degustarla, o que a fulana le ha gustado dicha foto. En ese raro momento de soledad y reflexión no te quedará de otra que escuchar lo que tu corazón siente, aunque intuyas que lo que escuches no sea de tu agrado y quieras tapar el sol con un dedo.

El corazón no habla, pero dice más que nuestra mente. Si cuando piensas en él, en ustedes juntos como pareja con proyección a futuro, en los buenos momentos y en los malos, en lo que te molesta y lo que amas de él; y mientras lo haces tu corazón se inquieta y no encuentra sosiego, entonces detente, porque es bastante probable que él no sea a quien tú necesitas, aunque en el fondo tal vez ya lo sospechabas.

2. Testea las aguas

Exactamente como cuando estamos por tocar algo que no sabemos si está frío o caliente, lo hacemos con suma cautela, con la punta de los dedos, o el revés de la mano para no quemarnos, Así mismo de esta manera debes testear las aguas, antes de arrojarte de lleno a ese mar incierto.

¿Cómo se hace esto? Por lo general cuando las dudas acerca de si es de verdad un amor es reciproco o no, afloran, es porque esa persona no está actuando como que una persona enamorada típicamente haría. Alguno de sus comportamientos, sea el que sea, te deja dudas, incluso aunque no sepas bien definir por qué.

Si no quieres quemarte, y tomar una decisión drástica de la que más tarde puedas arrepentirte, entonces has pequeñas pruebas como dejar de mandar mensajes, no lo busques tanto, no verlo, no ser tú la que llama siempre o la que lo invita a hacer cosas todo el tiempo. Y entonces espera… mide y evalúa su reacción, será la respuesta más clara que escuches.


3. No te asustes


Una vez que te haya decidido probar las aguas, dispuesta verdaderamente a averiguar la verdad y hayan pasado unas horas, unos días, una semana, sin que hayas escuchado nada de él. ¡Prepárate! el pánico se apoderará de ti y pensarás que eres una tonta que lo vas terminar perdiendo por no estar encima de él y que alguien más va a llegar y te lo va a ‘sacar’.

Es en este preciso momento en el que tendemos a olvidamos de las precauciones que debemos tomar para agarrar una plancha que no sabemos si está caliente o fría y la tomamos con la mano abierta de la parte más caliente. ¿Qué pasa? Nos quemamos.

Tienes que recordar que los seres humanos somos animales de costumbre. Si alguien nos da de comer todos los días y nunca nos pide dinero, nosotros no vamos a ofrecer nunca un pago. Si él sabe que de vez en cuando y cuando las dudas te carcomen, te desapareces por un par de días, pero que ante su ausencia tú volverás a buscarlo; ponle la firma que él no hará nada por buscarte.

Por eso es fundamental que confíes en ti, no te asustes, sigas adelante con tu vida y si él te ama, te buscará ¡lo, siento!


4. No crees odio ni resentimiento


Es indispensable que para que tu corazón pueda saber con claridad lo que tú sientes y lo que él siente, que tú te despojes de todo odio y resentimiento por él, que dejes ese torbellino de emociones casi violentas de lado por un rato. Si no lo haces, la ira, el rencor, la bronca y hasta a veces el en casos extremos el deseo de venganza, por tener que ‘mendigarle’ por su cariño, te cegarán y aún que él en realidad te amé, a ti te será imposible verlo o sentirlo con claridad.

5. No tomes una decisión permanente basada en una emoción temporal


Por lo general las mujeres tendemos a ser las reinas de lo drástico, cuando algo nos ha molestado por algún tiempo y la furia nos invade, hasta lograr gobernarnos lo más probable es que tomemos una decisión terminante, y muchas veces equivocada.

Las decisiones basadas en esas emociones fuertes y avasalladoras deben ser evitadas en todos los aspectos de la vida, especialmente, en el amor.

Si en realidad deseas saber de verdad si él te ama, no ruegues por migajas de amor, no busques sin que te llame. Ten la valentía (esto es por ti misma) de dejar un vacío, déjalo que respire, decida, contemple; tú encárgate de ti misma, y como decía mi abuela, “quien se va sin que lo corran, vuelve sin que lo llamen”. Ten la fe de esperar, si él no regresa, siempre será mejor así.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"