5 Ejercicios para mujeres mayores de 40 que son más saludables que correr

Es bien sabido la importancia de hacer ejercicio y una de las actividades más practicadas es correr, pues se trata de un gran entrenamiento cardiovascular que fortalece nuestros corazones, vasos sanguíneos y previene las enfermedades del corazón, quema calorías, enriquece nuestros cuerpos con oxígeno, tonifica nuestros músculos y aumenta nuestra resistencia y fuerza.

Sin embargo, ¡correr no es para todos! Algunas personas simplemente no lo disfrutan, mientras que a otras les toma mucho tiempo salir a correr por la mañana.

Además, el dolor en la rodilla puede representar un problema a la hora de ejrvcitarse, pues cada vez que haces un movimiento debilitarás tus articulaciones y puede que te hagas daño.


Correr en sí no provoca artritis, pero si tienes más de 40 años y padeces de esta enfermedad o tienes rodillas lesionadas, es mejor evitar movimientos que impliquen correr, saltar o escalar.

Estos tipos de ejercicios sobrecargan las rodillas con presión y pueden causar aún más daño. Después de todo, existen otras formas de entrenar.

A continuación te mostramos 5 opciones:

1. Nadar.

No por nada es considerado el mejor ejercicio para las articulaciones, pues a través de la natación trabajas todos los músculos y articulaciones del cuerpo sin correr ningún peligro. Se trata de un entrenamiento de bajo impacto y apropiado para quienes sufren de presión arterial alta y enfermedades del corazón.

2. Pilates.

Desarrollar flexibilidad es algo fundamental a medida que el cuerpo envejece y el pilates es un ejercicio en el que usas cuerpo y mente. Comúnmente, es utilizado en terapia física para rehabilitar lesiones, pero además es seguro para las mujeres que tienen más de 40 años, ya que debido a sus movimientos suaves de baja intensidad, todo tu cuerpo trabaja y quema calorías sin riesgo de romper algún ligamento.

3. Bailar.

Si te gusta la música y especialmente bailar, este puede ser el entrenamiento de cardio ideal para ti. Enciende la radio, pide tu canción favorita y deja volar tu imaginación. La actividad física en combinación con la música proporciona una carga energética bastante alta y ayuda a mejorar el estado de ánimo. Además, quemas calorías y tonificas tu cuerpo mientras vas a tu propio ritmo e intensidad.

4. Ciclismo.



Andar en bicicleta es bueno para activar tus rodillas, pero debes seguir una sola regla: transitar un camino sin problemas. Te recomendamos que no viajes en carreteras con baches o irregularidades para evitar sufrir presiones adicionales en las rodillas. Pasar tiempo al aire libre siempre es beneficioso, pero las bicicletas fijas que se encuentran en los gimnasios o las que se usan dentro de casa es una gran opción.

5. Caminata nórdica.

Se trata de la simple caminata que todos conocemos, pero con un toque extra: bastones para caminar (similares a los de esquí). La ventaja de la marcha nórdica es que no solo involucra el uso de las piernas sino de todo el cuerpo, ya que aplicas fuerza a los polos de los bastones con cada zancada que das. Este ejercicio es beneficioso para las mujeres de la tercera edad, especialmente porque aumenta la capacidad aeróbica, la fuerza muscular y, al mismo tiempo, es seguro para las rodillas. En comparación con la marcha regular, con la caminata nórdica usas todos los músculos del cuerpo: el torso, los brazos, los hombros y la espalda.

Con estos cinco métodos de entrenamiento no tendrás excusa para ejercitarte si tu mal son las rodillas o las articulaciones, pues así aumentas la resistencia,  la fuerza y mejoras el funcionamiento del sistema cardiovascular.

Recuerda que cuando se trata de ejercicio cardiovascular, es fundamental prestar atención a tu condición de salud y practicar sólo aquello que te aporta beneficios.

Fuente: fabiosa


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"