5 comportamientos que indican que estás bajo los efectos de la intoxicación emocional

La intoxicación emocional es una consecuencia de conflictos personales y emocionales, que no haz podido resolver aún. Esto durante un tiempo considerable ha conseguido influir directamente en tu bienestar psicológico y físico, pudiendo generar cierta sensación de vulnerabilidad. Otros síntomas que se deben tener en consideración son: irritabilidad, depresión, inestabilidad emocional, fatiga, entre otros.

Las causas son diversas, éstas se relacionan con los sentimientos de la persona que padece de este conflicto, ya que somos seres emocionales en nuestra totalidad. Sin embargo, una causa que suele estar presente en la intoxicación emocional, es el no otorgarnos un tiempo diario para cultivar nuestro interior. Es decir, no dedicar tiempo a sentir nuestras emociones y a tener diálogos internos, que nos ayuden a entendernos, a enfrentar nuestras dificultades y a solucionar o dejar ir nuestros conflictos.

¿Qué comportamientos me dan la pista de que estoy intoxicado?

Es probable que te encuentres bajo los efectos de la intoxicación emocional y aún no te hayas dado cuenta. Es un proceso silencioso y de avance lento, por lo que es común que aparentemente sea imperceptible. Por ello, lo que hay que hacer es prestar especial atención a los comportamientos que nos resultan displacenteros y que, a pesar de ello, llevamos a cabo.

Con frecuencia podemos mantenemos actitudes que nublan nuestra percepción y que nos deterioran nuestro funcionamiento significativamente. Hay 5 comportamientos distintos que una persona mantiene cuando está intoxicada. Te invitamos a verlos a continuación:

1- Estar de forma constante a la defensiva

Una persona intoxicada emocionalmente está en modo de autoprotección y puede malinterpretar de forma constante las acciones o palabras de los demás como ataques. De hecho, puede sólo prestar atención a ciertas palabras.

Si sientes que tal vez estás intoxicado, probablemente sientas que tus inseguridades han aflorado y que ahora dirigen tu vida. En consecuencia, puedes estar más reactivo a las circunstancias y enfrentar la vida a la defensiva con frecuencia. Es probable que tu autoestima esté mermada y que tal vez te sientas vulnerable ante cualquier acontecimiento.

Tus emociones pueden hacer que te bloquees y que atiendas selectivamente a lo negativo o lo que crees que te puede afectar directamente. Tal vez, tuerzas las palabras o los actos de los demás hacia ti, provocando reacciones agresivas para protegerte de un posible daño. Esto último puede ser parte de tu imaginación, que en combinación con tus emociones, te pueden engañar, y hacer creer que te están intentando dañar, cuando tal vez no sea así.

2- Ser excesivamente críticos

Es difícil tratar con una persona cuando se encuentra intoxicada, sobre todo porque se autoimponen la barrera de la intransigencia. No dejan pasar nada, ni siquiera a sí mismos.

Si sientes que estás intoxicado, es probablemente que, en tu afán por tener todo bajo control, seas demasiado exigente contigo mismo y no te concedas ni un mínimo margen de equivocación. Al respecto, te recomendamos que intentes ser más benevolente contigo y con los demás.

3- Sentirnos apagados o poner ante nosotros un muro de piedra

Hay veces que las personas nos damos cuenta de que estamos llenas de emoción y optamos por cerrar las cortinas y protegernos de nuestros propios sentimientos.

Por esto es que, cuando a una persona le abruman sus emociones, de alguna forma su vitalidad puede disminuir y se puede sentir “apagada”. Estar “apagado” significa sentir que uno no tiene fuerzas y no sentirse capaz de reactivar su vida de ninguna forma.

Esta es la consecuencia de tener el cerebro inundado por nuestras emociones, tan intensamente que no nos dejan pensar con claridad y nos puede bloquear el proceso para enfrentar nuestras emociones y encontrar algún tipo de solución.

4- Condenar a los demás de forma constante, insultando o menospreciando

Las personas intoxicadas pueden resultar agresivas y peligrosas con otros, en el sentido de que al estar a la defensiva, pueden luchar con uñas y dientes defendiendo alguna causa como si fuera de vida o muerte.

Debido al bloqueo emocional, pueden no responder con claridad, ni ser capaces de valorar con sensatez a quienes les rodean. Además, generalmente les resulta complicado sentir empatía por los demás, dado que se encuentran invadidos por emociones que limitan su capacidad para tener en cuenta a otro.

En realidad, si estás intoxicado, puede que te condenes y culpabilices en tu interior, proyectando tus miedos y tus frustraciones en los demás, como una vía de escape y liberación.

5- Obstaculizar nuestro avance

Caminar por la vida puede ser dificultoso para una persona intoxicada por sus emociones, pero es aún es más complicado el planteamiento sobre avanzar. Puede ser difícil que logren no boicotear su propio progreso o que puedan realizar la consecución de sus metas. Lo anterior, no es imposible.

La única forma de superar este conflicto, es haciéndonos conscientes, de que existe algo en nuestro interior, que alimenta el miedo a lograr nuestros objetivos.

Temer a nuestros logros, tiene en gran parte que ver, con nuestra incapacidad para tolerar la incertidumbre. Cuando somos adictos a las certezas, es porque no confiamos en nuestra capacidad de hacer frente a lo que venga.

Necesitamos tenerlo todo atado, reatado y mil veces comprobado. Si estás intoxicado, recuerda que sólo hay una persona en este mundo que te impedirá llegar muy alto y esa persona eres tú. Por eso, acaba con tus demonios.

¿Qué podemos hacer si nos encontramos intoxicados?

En primera instancia, necesitamos tiempo para desintoxicarnos. Y, al igual que tras haber bebido demasiado alcohol, tendremos un período de resaca. La resaca emocional se conforma de culpa, de ira continua, de dificultad para dormir, de tristeza, de arrepentirse del pasado, entre otros.

No te preocupes, al identificar tus comportamientos y emociones, ya has iniciado el proceso de recuperación. Sabiendo esto, podrás dejar de “beber de las emociones negativas” y comenzarás el proceso de limpieza emocional. En poco tiempo, te darás cuenta como los síntomas desaparecerán y tus sentidos volverán a mostrarte la realidad como es.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"