4 puntos a tener en cuenta si te sientes sola y triste este día de San Valentín

1. Está bien estar triste.
a. Acerca de tus amores pasados: a menudo pienso en los tiempos en que tardé más de lo normal (sea lo que sea lo normal) en superar a alguien.

Definitivamente existe una correlación entre la culpa que sentí por sentirme triste y el tiempo que tardé en encontrar el cierre total. Desafortunadamente, esto puede ser impulsado por amigos bien intencionados y artículos que predican que eres increíble y que esa persona era mala y que no deberías desperdiciar otra lágrima en ellos.


Lo más probable es que no hayan sido totalmente terribles o que no los hubieras elegido en primer lugar, y si lo fueran, aún debes lamentar la pérdida de la persona que originalmente creías que era. Permítete estar triste por eso y no te sientas culpable por lo mucho o poco que te lleva encontrar la paz. Es la culpa que normalmente dura más tiempo, no la tristeza. Por lo general, lo que se deriva de procesar la tristeza es una nueva esperanza para lo que podría venir a continuación. Déjate llegar a tu propio ritmo.

b. Acerca de su estado actual de soltero: No voy a endulzarte el oído diciendo que estar en pareja no es lo que aparenta ser y que la gente comprometida finge felicidad y que es mejor estar solo en este “día de fiesta comercializado en exceso”.


Quieres algo más para ti, eso es algo bueno. Se habla mucho sobre la autoaceptación, pero a menudo una parte que se pasa por alto es reconocer que comienza con el lugar donde deseas que mejore tu vida. Está bien no querer estar soltero, simplemente no dejes que sea lo que te defina. Eres más que tu estado civil.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"