4 maneras en las que perder a alguien que amas te vuelve mucho más fuerte

1. Nos hacemos más pacientes.
Hasta que no hayas perdido a alguien, puede ser difícil vivir la vida a otra cosa que no sea una velocidad vertiginosa. La pérdida nos hace detenernos y mirar alrededor del mundo.

Experimentar una pérdida hace que sea más fácil para nosotros entender que la vida y las demás personas que viven en ella no van de acuerdo a nuestra velocidad todo el tiempo.

2. Nos volvemos más comprensivos y perdonamos con más facilidad.
Una gran parte de la naturaleza humana es la tendencia de querer alimentar nuestros los rencores. Mantenemos nuestra ira sobre pequeñas cosas mezquinas como escudos, como si pudieran protegernos de sentirnos lastimados y NO pueden.

Cuando perdemos a alguien, las cosas pequeñas de la vida, como quién dijo que iban a sacar la basura o quién te cortó en el tráfico son insignificantes. La curación que puede ocurrir después de la perdida es uno de los mayores regalos de la vida.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"