25 inocultables diferencias entre hombres y mujeres

Son el complemento perfecto y compartan muchas cosas, pero los hombres y las mujeres difieren en tantas, tantas cosas, que a veces parecen de planetas distintos.

Aunque muchas no se apliquen a ti, te harán pensar… y reír.

Mira esta pequeña lista… y recuerda que algunos ítems están en clave de humor.

1. Los apodos son una diferencia importante entre uno y otro sexo. Mientras ellas se hablarán con sus propios nombres ( Natalia, Mariana, Patricia) o eventualmente con algún sobrenombre cariñoso, ellos se llamarán entre sí con apodos más bien grotescos (Gordo, Pelado, el Bocha, etc).

2. Al salir y comer y pedir la cuenta, ellos pondrán cada uno un billete grande, superando ampliamente el consumo. Ninguno de ellos tendrá un billete de menor denominación y ninguno dirá que “quiere su cambio”. Cuando piden la cuenta, Natalia, Mariana y Patricia sacarán puntillosamente las cuentas y cada una pagará su parte.

3. Si el hombre necesita algo, es capaz de pagar más de lo que vale por él. Una mujer es capaz de comprar un artículo en oferta, aunque realmente no lo necesite.

4. El hombre lee la palabra “oferta” como gasto. La mujer la entiende como “oportunidad irresistible que sí o sí debes aprovechar”.

5. El baño es un lugar en el que se marcan notables diferencias entre hombres y mujeres. Ellos tendrán pocas cosas (cepillo y pasta de dientes, afeitadora, champú, jabón, toalla) pero ellas tendrán un sinfín de artículos, de los cuales el hombre no reconocerá muchos.

6. La forma de concluir una discusión es muy diferente también. La mujer tiene siempre la última palabra y cualquier cosa que el hombre diga después de eso, es el comienzo de una nueva argumentación… probablemente muy larga.

7. Al pensar en el futuro, ambos lo hacen en forma diferente: la mujer se preocupa sobre por él hasta que consigue una pareja estable, porque esa es normalmente una meta. Un hombre típico no se preocupará por su futuro hasta que se consigue una esposa.

8. Una mujer se casa con un hombre esperando que cambie, pero este no lo hace. Un hombre se casa con una mujer esperando que nunca cambie, pero ella sí lo hace.

9. La forma de vestir es una gran diferencia entre los sexos. Una mujer se viste formalmente para ir al cine, a cenar, al súper, a regar las plantas, sacar la basura, leer e inclusive ir a dormir. El hombre se viste formalmente únicamente para una boda o un funeral (y el “formalmente” puede ser ponerse un saco y su única corbata, sea cual sea el color de camisa y pantalón).

10.Un hombre amanece “bien parecido” tal y como se durmió la noche anterior. Hasta su peinado luce mejor por las mañanas. Una mujer sufre un deterioro tal por las noches, que implica un largo trabajo para comenzar el día.

11.La relación con los hijos es increíblemente diferente entre ellos y ellas. Una mujer sabe todo sobre sus hijos: la cita con el dentista, las reuniones en la escuela o colegio, el horario de las clases de natación, los nombres y teléfonos de los mejores amigos y sus madres y padres, las comidas favoritas, los sueños, fantasías, confesiones, romances y desamores. Un hombre sabe que hay personas pequeñas que viven en su casa.

12.La mujer tiene varias agendas mentales con recordatorios incluidos, en donde se han guardado las fechas importantes y no importantes, cumpleaños, citas, recuerdos, conversaciones varias, eventos, comidas, fotografías y videos mentales en alta definición. El hombre no tiene ninguna agenda, se confía en su mujer. Si lo pensáramos en términos tecnológicos, ella tiene una gran backup de varios discos duros; él tiene una capacidad equivalente a un viejo diskette.

13.La mujer puede diferenciar una variedad casi infinita de colores; los hombres, tres o cuatro: rojo, negro, blanco y amarillo.

14.Ellas son el “sexo débil”, pero aguantan cualquier dolor sin quejarse. Ellos son el “sexo fuerte”, pero un dolor de cuello y un resfriado pueden dejarlos en cama.

15.Cuando ellas se ven al espejo, se ven subiditas de peso, con un pelo sin brillo, un peinado anticuado, unas marcadas patas de gallo y un sinfín de imperfecciones. Ellos se ven fantásticos y hermosos.

16.En una salida al campo o de fin de semana, ellas demorarán al salir, pero no olvidarán nada. Ellos saldrán rápido, pero olvidarán todo.

17.En la peluquería, hombres y mujeres se comportan totalmente diferente. La mujer se teñira, se cortará, se decolorará, modernizará, desflecará y hará miles de cosas en su cabello. Ellos “un recorte nomás, lo que se esté usando”.

18.Mujeres y la ropa: “no tengo qué ponerme”. Hombres y la ropa: “esta camisa de hace tres años está como nueva”.

19.Las mujeres limpian porque la casa está sucia. Los hombres, porque viene gente.

20.Si ellas postean una foto en Facebook, invariablemente sus amigas pondrán que está hermosa, no importa como esté en la imagen. Si los hombres postean una foto en Facebook, invariablemente sus amigos pondrán que es feo, no importa como esté en la imagen.

21. Los hombres solo pueden hacer una cosa a la vez, pero las mujeres pueden cocinar, mirar la TV y hacer las tareas del colegio con los niños al mismo tiempo. Esto tiene causas fisiológicas: según un estudio de la Universidad de Pensilvania, los hombres tienen más conexiones neuronales en la parte delantera del cerebro, donde se encuentra el centro de coordinación de acciones y también en el cerebelo, centro importante para la percepción. En las mujeres, se encontró una mayor cantidad de conexiones entre ambos hemisferios: el derecho, encargado del análisis y tratamiento de la información y el izquierdo, relacionado con la intuición.

22. Los hombres guardan la información en “cajas mentales” que no se relacionan entre sí: trabajo, familia, fútbol. En las mujeres, la información puede estar interconectada en una gran caja, por eso saltan sin problemas de un tema a otro.

23. Relacionado con lo anterior: si se pierde, un hombre jamás preguntará; en cambio, la mujer lo hará sin inconvenientes.

24. Las mujeres irán al médico ante un problema e incluso ante una duda. Los hombres, solo si sangran.

25. Los hombres nunca encuentran nada, las mujeres encuentran todo.

Las diferencias también llegan al sexo: para los hombres es prácticamente una función fisiológica más, por lo que no necesitan preámbulo ni juegos previos muy complicados. En cambio, para la mujer tiene un alto componente afectivo, por lo que besos, caricias y juegos previos son fundamentales.

Estas grandes diferencias ponen mucha sal y pimienta a la relación entre hombres y mujeres: si fuéramos iguales, el mundo no sería como es.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"