20 preguntas que pueden salvar tu matrimonio

Cuando recién nos casamos, todo parece color de rosa. No nos imaginamos ningún problema que pueda poner fin al amor que sentimos por nuestra pareja.

En la cama, abunda el ímpetu y el tiempo siempre parece poco. Sin embargo, con el correr del tiempo, la situación cambia.

Ya no nos sentimos tan cercanos. Y el sexo no es como ante o desaparece.

La sensación de lejanía es insoportable, pero a veces, eso es mejor que estar juntos, porque las discusiones o los diálogos fríos se hacen presentes.

¿Esto tiene solución? ¿O la canción que dice “nada es para siempre” tiene razón?

El devenir ¿inmutable? de las cosas

Parece un implacable ciclo que vemos repetirse en las parejas, una y otra vez.

Al comienzo todo es afecto y dulzura, pero con el correr de los años el “nido de amor” comienza a parecerse a una empresa, donde hay que pagar cuentas (y el dinero no alcanza), hacer miles de cosas todos los días, además de trabajar y criar los hijos.

¿No hay más magia? ¿Es posible revivir la pasión de los primeros tiempos?

Aunque puede parecer una “misión imposible”, no es así.

Andrew G. Marshall, un consejero matrimonial británico con 30 años de experiencia, asegura que aún es posible rescatar la relación.

El profesional asegura que, aunque uno de los dos asegure que “ya no siente el amor” o que “todo se ha terminado”, eso no es para nada así y basa su premisa en un trabajo realizado por el psicólogo Arthur Aron hace más de 20 años.

Investigación

Dos décadas atrás, Aron había investigado una curiosa hipótesis: quería averiguar si era posible que dos extraños pudieran enamorarse contestando 36 preguntas.

La respuesta fue positiva y de la mejor manera: seis meses después los investigadores y participantes del estudio fueron invitados a una boda, por parte de dos personas que se habían enamorado al contestar el cuestionario.

Este grupo de preguntas viene en tres bloques y aumenta su intensidad a medida que los extraños revelan sus anhelos, sueños y miedos más profundos. Desde ese momento el modelo se ha aplicado, resultando útil para estrechar lazos entre amigos, mejorar las relaciones entre policías o en comunidades donde hay tensiones sociales.

Marshall decidió aplicar el método para ayudar a las parejas en problemas.

La técnica

Es un fenómeno bastante común que, con el tiempo, el impulso inicial en una pareja se desinfle; esto puede llevar a relaciones anodinas, aburridas y que, en muchos casos, uno de los integrantes de la pareja diga que “se terminó el amor” y que es necesario el “punto final”.

El consejero matrimonial estima que eso no es necesariamente así. Considera que la investigación de Aron consigue acelerar la intimidad entre las personas.

Por ello, adaptó el cuestionario y agregó otras preguntas, buscando que los integrantes de la pareja en problemas vuelvan a conectarse, dejando atrás la subestimación y el alejamiento. La idea es que hacer algo nuevo y retador como contestar las preguntas, ayuda a recordar por qué al principio era placentero estar juntos y se sentirán como en una primera cita romántica, cuando la conversación fluía porque existía la curiosidad y deseo de saber todo sobre el otro.

Las preguntas
Marshall recomienda tener al menos una hora para contestar las preguntas del cuestionario. Sugiere también hacerlo en un lugar fuera de la casa, alejado de la rutina diaria y donde no existan interrupciones, para poder responder con el mayor detalle cada uno de las interrogantes.

El profesional considera que el método no mejora el matrimonio de una vez y para siempre, pero sí propicia un acercamiento si ambos se abren a la experiencia, contestando cada pregunta en forma detallada y mirándose a los ojos.

Estas son las preguntas sugeridas por Marshall,

1 Si estuvieras perdido en la jungla, ¿con quién quisiera estar que no fuera su pareja? Pregunta que ayuda a romper el hielo y puede ir con otras: ¿cómo cree que sobrevivirían en la selva?, ¿cómo cree que terminaría la experiencia?

2¿En qué período de la historia le habría gustado vivir y por qué?
Informa sobre los intereses y sueños de la persona y da idea de los rasgos de personalidad.

3¿Si pudiera tener un superpoder, cuál sería? Muestra aquello que cada persona encuentra difícil. Puede preguntarse además por qué piensa que esa habilidad le atrae tanto.

4 ¿Cómo sería un día perfecto desde que se levanta hasta que se acuesta? Marshall afirma que esta pregunta sirve para saber qué le gusta a su pareja y qué no.

5 Si los tuviera frente a usted ahora mismo, ¿a cuál de los padres o abuelos escogería para hacer una pregunta y cuál sería esa inquietud?
Pregunta que ayuda a entender las relaciones que cada uno tiene con gente clave y cómo pudieron determinar su comportamiento de adulto.

6 ¿Por qué siente gratitud, más allá de su matrimonio y sus hijos? Es una excelente oportunidad para hacer una lista de lo que tiene, olvidando las falencias.

7 ¿Cuál es su mayor fortaleza y su mayor debilidad? Es una manera de escuchar la conversación interna de su pareja, aquello que solo dice para sí misma. Pregunte también cuál de las dos respuestas fue más difícil de responder.

8 ¿Qué sueño tiene pendiente por realizar? Esta interrogante sirve para salir del modo “automático” y explorar el futuro. Se puede preguntar también por qué no lo ha logrado aún.

9. Cuente la historia de su vida en cinco minutos. Ejercicio que sirve para valorar y jerarquizar las cosas, con el plus de escucharla en voz alta. Otras preguntas son qué le ha sorprendido de su propia historia y cómo se sintió mientras escuchaba la de su pareja.

10 ¿Cuál es el recuerdo más terrible de su niñez? Es la pregunta más reveladora de la personalidad porque la niñez moldea el comportamiento posterior. Entre las preguntas adicionales están cómo y por qué ese momento aún hoy es importante en su mente.

11¿Tiene alguna corazonada de cómo va a morir? Pregunta que genera conciencia de la mortalidad y de la importancia de vivir a gusto. Otras preguntas son: ¿ querría saber cómo va a morir?; ¿le gusta mirar hacia el futuro o prefiere vivir sin planear?

12 ¿Qué le da sentido a su vida? La respuesta da una idea de qué cosas recargan la energía de cada uno y las que se deben evitar porque la sustraen.

13 ¿Qué cualidades vio en su pareja que la hacían especial? Ayuda a recordar por qué se enamoraron. Marshall sugiere además otras preguntas: ¿qué siente acerca de esa cualidad hoy? ¿Todavía le gusta esa característica de la que se enamoró?

14 ¿Cuál es el recuerdo más especial de la boda o de la primera cita?
Son anécdotas que generan cercanía.

15 Diga tres cosas que ambos tienen en común. Pregunta introductoria al tema de la relación hoy. Otras son: ¿cómo ha cambiado con los años lo que tienen en común? ¿El cambio ha sido bueno o malo?

16 ¿Cuándo se ha sentido pequeño o avergonzado? De un ejemplo de cuándo su pareja fue la causante de eso y otro en el que no. La vergüenza es la emoción más difícil de dominar y para Marshall es lo opuesto al amor. Luego de agradecer la honestidad de su pareja, sienta el dolor del otro en aquellos momentos y pida perdón por el que causó.

17¿Qué es tan serio en la relación como para no bromear sobre ello? Sirve para identifica los temas conflictivos y saber cómo se podría hablar de ellos en el futuro.

18 Complete esta frase: desearía tener a alguien con quien compartir…
Ayuda a pensar en el futuro, además de explorar intereses y proyectarlos.

19 Si hay alguna cosa de su comportamiento que quisiera que cambiara, ¿cuál sería? Esta pregunta los compromete a seguir conversando.

20 ¿Cuál fue la pregunta más difícil de contestar y por qué? Da la oportunidad de analizar la experiencia que acaban de tener, Puede acompañar con: ¿Qué le sorprendió de las respuestas de su pareja y cuál de las propias?

Es posible que contestar todas las preguntas tome más de una conversación, pero lo importante es tomarse el tiempo necesario y analizar las respuestas. Esto puede hacerse de inmediato o dejando pasar un tiempo, pero teniendo claro que el proceso para salvar la pareja y el matrimonio ya comenzó.

Como un dato anecdótico: las preguntas reaparecieron recientemente con el artículo “To Fall In Love, Do This”, publicado en The New York Times. El cuestionario tuvo el mismo impacto: una estudiante de literatura y su amigo lo pusieron en práctica y se enamoraron


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"