15 Consejos para vestir como una mujer elegante y con clase.

Es bien sabido que la imagen es algo muy importante.

Más específicamente, la elegancia es algo que permite abrir muchas puertas a nivel personal o laboral.

Aunque a veces pensamos que es algo reservado para pocas personas, ya sea por el aspecto económico o porque “es algo que se tiene o no”, en realidad esto no es así.

Se puede ser elegante con poco dinero (o sea, gastando lo mismo que hasta ahora) y además, es una cualidad que se puede aprender, teniendo en cuenta ciertos detalles.

Los tips

Vestir con elegancia y clase es posible para todas, estos son algunos consejos que te serán de mucha utilidad.

1- Tu cabello es importante.

No te enfoques solo en el maquillaje y la ropa, porque el peinado es uno de los elementos más importantes de tu imagen. Cuida que siempre esté limpio. Si no puedes dedicarle mucho tiempo, sujeta tu cabello con una coleta alta, alborotando en forma muy suave la parte superior de tu cabello; de esa manera aumentarás su volumen y el efecto será impactante. Puedes disimular la bandita que usaste para ajustar tu cabello con un mechón de tu propio cabello.

Las trenzas poco elaboradas, que parezcan casuales, pueden ser muy efectivas y dar un toque romántico y elegante a tu look.

2- El negro no es el único color que existe para ser elegante. Aunque solemos decir que “el negro va con todo”, no es la única alternativa para lograr una apariencia impactante. Atrévete a usar otros colores, hay una infinita gama de tonalidades.

3- Los zapatos son fundamentales para un look elegante. Lo más importante es elegirlos con cuidado y siempre de acuerdo a las prensas que lleves y la ocasión de que se trate.

Los tacones con punta son infaltables y garantizan siempre una presencia estilizada y muy elegante.

4- Si combinas dos o más colores, lo importante es hacerlo correctamente. Hay gamas que no armonizan en lo más mínimo, así que antes de elegir tus prendas e incluso cuando vayas a comprar, debes asegurarte que las combinaciones sean las correctas para no parecer aburrida, monótona e insípida. Una regla de oro es no utilizar nunca más de tres colores en la ropa. Si bien en algunas ocasiones puedes salirte de esta regla, lo importante es nunca parecer una exhibición de colores.

5- Es importante que elijas bien cada una de las prendas que utilices, para así lucir elegante y con clase. Algunas telas que van más de acuerdo a tu cuerpo, porque logran disimular lo que no quieres mostrar. Lo mismo ocurre con los cortes de las prendas, así como los colores que te favorecen, teniendo en cuenta tu piel y la ocasión.

6- Cuidado con los diseños de los estampados: las rayas horizontales te hacen lucir más ancha y las verticales te estilizan. Los cortes sencillos y sin arabescos u ornamentos facilitan el look elegante.

7- No caigas en excesos: si te pones un vestido de lentejuelas u otros detalles brillantes, disminuye los accesorios, la idea no es transformarte en un arbolito de navidad.

8- Balancea para combinar adecuadamente: si tu ropa es de un color discreto o neutro, puede usarla con accesorios brillantes y llamativos, pero exagerar con la cantidad o el tamaño. En cambio, si los diseños de las telas ya tienen colores muy llamativos, debes combinar con accesorios más neutros, lo importante es el todo. Por otro lado, un diseño psicodélico o muy recargado o complicado, no debe nunca combinarse con brillos o cuero, porque el efecto será muy desagradable.

9- Las prendas que utilices deben estar limpias y bien planchadas. Esto debe ser siempre, pero más aún si tienes una ocasión especial: decide qué ropas utilizarás unos días antes.

10- Presta atención a tu calzado, si está sucio o roto inmediatamente quita puntos a tu elegancia.

11- El escote es muy femenino y seductor, pero si es exagerado puede caer en lo atrevido y vulgar. Al combinarlo con un collar o un accesorio similar, su efecto puede ser aún más impactante.

12-  Para determinar el largo de tus vestidos, faldas,  shorts, capris u otras prendas similares, debes analizar tu estatura. Si no eres muy alta, una buena elección puede compensarlo, pero si eliges mal el largo, terminarás pareciendo aún más baja. Importante: un vestido excesivamente corto puede parecer una blusa estirada y caer resultar muy vulgar.

13- Ten mucho cuidado con las marcas que exhibas en tus prensas o accesorios. Presumir del calzado de una, la remera de otra, el reloj de una tercera y así en adelante, es una muy mala idea, porque parecerás una vidriera de tienda y no una mujer elegante. No dejes las etiquetas, protectores o certificados de autenticidad en tu cartera, reloj o ropa: la marca escrita resta elegancia, más que sumarla.

14-  No compres ropa por impulso o porque “está de moda”: debes pensar si te quedará bien (no todas las modas son para todas las personas) y si combinará con la que ya tienes.

15- Cuidado con el maquillaje: este debe resaltar tus atributos naturales (ojos, labios) pero sin caer en exageraciones. Debe también estar de acuerdo con tus prendas y con la ocasión.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"