12 señales de ALERTA de que tu relación corre peligro.

Cualquier relación de pareja es hermosa siempre y cuando las cosas vayan bien, pero todo da un giro cuando empiezan los problemas y las discusiones.

Si estás pasando por una etapa difícil en tu pareja, déjame contarte cuáles son las señales de alerta de que tu relación corre peligro.

#1 Exceso de control

En el caso de que tú o tu pareja sean controladores en exceso y cualquiera de los dos esté siempre pendiente de los movimientos del otro, repercutirá en forma negativa en la pareja.

Sobre todo si uno de los dos es el que quiere estar siempre a cargo de las decisiones y no deja que el otro emita una opinión.

Si este es tu caso o el de tu chico, llegó el momento de que revean qué es lo que quieren para la pareja en un futuro, porque de lo contrario pronto la relación morirá.
#2 Ponen a otras personas primero

Las parejas que se llevan bien y encontraron el equilibrio tienen tiempo para ellos.

En cambio aquellas que corren el riesgo de naufragar no carecen de dicho tiempo.

¿A qué me refiero? Pues es simple, si tú pones los deseos de un tercero, de tus hijos o tus padres antes que a tu pareja, él se sentirá menoscabado y dejado de lado.

#3 Las comparaciones

Comparar a tu pareja con tu novio anterior o que él haga lo mismo contigo, es una clara señal de alarma de que la relación va muy mal.

#4 La falta de sexo

El sexo es una parte importante de la pareja, esto significa que si no tienen relaciones o son muy esporádicas, la pasión sufrirá un quiebre y la pareja perderá el interés.

Lo ideal es mantener siempre la llama de la pasión encendida.

#5 Las agresiones

Creo que esto no necesita de mucha explicación, pues si uno de los dos es agresivo con el otro, ya sea en forma verbal o física, es una muy mala señal. Deberías terminar tu relación ya mismo.

#6 Los celos excesivos

Es normal sentir celos leves de la pareja, pues es algo natural en el ser humano. Pero esto cambia cuando se transforma en un problema patológico.

Una pareja celosa en extremo puede empezar a perseguir a la otra persona, espiarla y no darle ni un minuto de intimidad. Esto con el tiempo termina por ahogarlo y la relación termina.

#7 Las críticas


El criticar constantemente al otro, hacerle saber que todo lo que hace está mal y bajarle la autoestima, tarde o temprano hacen mella en su espíritu y lo único que desea es alejarse por completo de la relación.

#8 Proyecciones

El plantearse proyectos puede renovar el deseo y de alguna forma reactivar el amor, pero cuando las metas, ya sean a corto o largo plazo, ya no son las mismas es porque ese proyecto en común que tenían ya no existe.

#9 Diversión

Cuando ya no hay aventuras juntos, cuando al estar juntos ya saben que harán, si las risas, y momentos de paz están lejanos; es el momento de poner atención a porque la monotonía es lo común, y no la felicidad en pareja.

#10 Desconfianza

La confianza es un pilar fundamental de la vida de la pareja. Si no hay confianza muchos problemas se harán irresolubles en la vida en común. Uno de los problemas más típicos de la falta de confianza con los celos. Pero no es el único.

La desconfianza puede provocar actitudes humillantes para la pareja, además contribuye a fomentar una imagen negativa y la falta de autoestima.

#11 Esperas un cambio de tu pareja

Cuando hay cariño y amor verdadero, se acepta a la persona tal cual es, sabiendo que tiene cosas que nos molestan, pero sabemos que no se puede cambiar.

Sabemos que hay cosas que podemos mejorar para estar mejor. Pero cuando siempre se está esperando o diciéndole a la pareja qué cosas debe cambiar, o por qué no es como “los demás”, el amor se esfumó.

#12 Comunicación

La falta de comunicación es el signo más grave de que una relación está peligro. La mayoría de las parejas trabajan más de ocho horas, cinco días a la semana. Cuando ya no hay ánimo de compartir las experiencias que vive cada uno es porque algo está sucediendo.

Molero dice que “a mi consulta como terapeuta llegan muchas parejas con problemas. Muchas de ellas están instaladas ya en esa etapa. Han dejado de expresar sus demandas, sentimientos o preocupaciones al otro, probablemente porque piensan que ya no sirve de nada. Tan solo esperan a que uno de ellos sea lo suficientemente valiente y decida romper, pero nadie quiere interpretar el papel de malo. Muchos vienen a la terapia buscando una razón que les de pie a la ruptura, un juez que, de manera indirecta, sentencie la separación para que el proceso sea menos traumático”.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"