10 preguntas que debes hacer ANTES de casarte

Imagínate que debes hacer un largo viaje y por una circunstancia particular, estarás en compañía de alguien que no conoces. Muchas dudas te surgirán acerca de la conveniencia de emprender el periplo en esas condiciones. Te cuestionarás tu seguridad y muchas otras cosas. Sin embargo, muchas personas, cuando deciden unir su vida con otra persona, olvidan hacer muchas preguntas que son fundamentales, probablemente por la fuerza del sentimiento o por vergüenza, falta de interés o un deseo de conservar el misterio del romance.

Esto puede constituir un grave error: cuando se trata del matrimonio, lo que se ignora  puede hacer mucho daño. Esto lo olvidan muchísimas personas y evitan algunas “preguntas difíciles”, fundamentales para construir la base de un matrimonio estable y duradero.

Amor y amistad

Paralelamente a la relación romántica, lo ideal es que entre ambas personas se establezca también una sólida relación de amistad. Curiosamente, no es extraño que muchísimas personas sepan más de sus amigos o amigas que de su propia pareja. Hay muchas preguntas que las parejas pueden hacer al comenzar una relación para estar seguros de quién es la persona con la que unirá su vida, pero la mayoría no lo hace. Reservarse cierta información antes de la boda puede provocar decepciones y problemas más adelante, que se hubieran evitado con unas simples preguntas.

Estas son algunas de ellas, que pueden sonar demasiado íntimas y hasta incómodas, pero que dejan de serlo si pensamos que se harán entre personas que compartirán su lecho por el resto de su vida.

1. Una pregunta ineludible es:

¿Cómo se llevaban tus padres?¿Resolvían las diferencias con calma o discutían con agresividad? Esta es una cuestión muy importante, ya que gran parte del éxito de una pareja depende de la forma en que diriman los conflictos y la formación familiar es fundamental en este aspecto, ya que estas conductas se aprenden. También es posible el cambio, pero es bueno saber el punto de partida.

2. La decisión de tener hijos o no y la cantidad, es una decisión fundamental en la pareja:

si en este punto no hay coincidencia, es inevitable que surjan problemas más adelante. ¿Tendremos hijos? ¿Cuántos? ¿Cambiarás pañales?, son ejemplos de preguntas que se pueden hacer antes de casarse y que deben responderse con absoluta sinceridad y claridad, ya que, de no hacerlo, puede dar lugar a profundas decepciones en el futuro. El momento en el que estos hijos deben llegar es también importante: muchas parejas no lo definen con claridad y tienen problemas en este punto.

3. Relacionado con lo anterior

Hablar de métodos anticonceptivos para planificar la familia es muy importante.

4. La vida amorosa previa de ambos futuros cónyugues puede ser un verdadero dolor de cabeza si no se aclara antes del matrimonio.

Según investigaciones de Bradford Wilcox, director del National Marriage Project de la Universidad de Virginia, haber tenido muchas relaciones serias puede presentar un riesgo de divorcio y disminuir la calidad del matrimonio. Conocer esta situación al comienzo de la relación puede ayudar, afirma el catedrático. La única manera de evitar estos problemas es una charla sincera y clara sobre este punto.

5. La religión es un punto muy importante:

Si quienes se casarán tienen diferentes religiones, es un riesgo potencial de conflicto, ya que implica que, en algún momento y en ciertas ocasiones, uno de los miembros de la pareja deberá ceder en sus convicciones. Estos problemas se potenciarán obviamente, cuando lleguen los niños, desde su mismo nacimiento y más adelante con la educación religiosa.

6. Hablar de dinero es siempre muy difícil y más antes de casarse

Es importante tener bien claro el panorama de ambos y ser honestos sobre las deudas y compromisos es algo fundamental. Además de esto, otro problema puede plantearse cuando entre ambos hay un gran desnivel entre sus ingresos: es estos casos es necesario organizar el presupuesto de la pareja y aclarar cómo se repartirán los gastos.

7. Antes de casarse es necesario saber la percepción que ambos tienen del dinero y del valor de las cosas y esto puede saberse con simples preguntas.

¿Cuánto es lo máximo que pagarías por un automóvil o una televisión? ¿ Estás dispuesto a endeudarte para ello? ¿Cuánto gastas en ropas y zapatos? Aunque se suele hacer hincapié en los gastos grandes, no está de más indagar por los gastos diarios, que pueden definir el éxito o el fracaso financiero de la pareja.

8. Un dato no menor es la percepción que tienen el uno del otro

Algo importante es definir las actividades independientes: ¿Puedes soportar que haga cosas sin ti? Al casarse, muchas personas quieren conservar su independencia en ciertas áreas de su vida y eso puede provocar problemas si no se habla del tema. La palabra “privacidad” también debe discutirse, especialmente en tiempos de uso intensivo del celular y las redes sociales. El Dr. Wilcox sugirió preguntarle a tu pareja cuál es el momento en que más necesita estar a solas.

9. La relación con los padres puede ser un tema conflictivo.

¿Te cae bien mi mamá? Esta puede ser una pregunta que, no dicha a tiempo, puede generar graves problemas. Es bueno preguntar también por la relación entre tu futura pareja y su madre o su padre: cuando son relaciones demasiado cercanas, en las que los progenitores se resisten a dejar que su hijo crezca, los problemas puede estar a la orden del día.

10. El sexo es una de las cosas más maravillosas que existen entre los seres humanos, pero también puede ser causa de graves conflictos.

¿Qué tan importante es el sexo para ti?, puede ser una pregunta acertada, aunque quizás las palabras pueden cambiar. Una relación saludable incluirá conversaciones sobre lo que cada uno disfruta del sexo, así como la frecuencia esperada de las relaciones.

11. La relación con otras personas puede traer problemas.

¿Qué tan lejos podemos llegar al interactuar con otras personas? ¿Qué se considera coqueteo? ¿Está bien ver pornografía? ¿Te molesta si tengo conversaciones con otras personas que no conoces? La relación de ambos frente a la pornografía, el coqueteo y la exclusividad sexual son temas que deben necesariamente conversarse antes del matrimonio, así como aclarar aquellas cuestiones que pueden inducir a los celos.

12. Aunque se supone que existe un conocimiento previo importante

A veces las personas no conocen si el otro es o no demostrativo de sus sentimientos y esto es algo que puede traer conflictos más adelante. Un desacuerdo en este punto puede llevar a escenas de celos y malentendidos.

13. Antes del matrimonio es necesario saber exactamente

Dentro de lo que se puede decir en el amor, cuáles son los factores y aptitudes que hacen que el otro se sienta atraído: una relación basada en una percepción errónea puede llevar a problemas posteriormente, así como la basada en una dependencia que no sea saludable.

14. Aunque puede parecer una pregunta incómoda, es importante

¿Cómo nos ves en 10 años? La razón es simple: plantear las expectativas de ambos en relación a la vida futura de la pareja es muy importante, porque es necesario saber si se comparte esa visión.

15. Uno siempre piensa que todo será maravilloso, pero no está de más preguntar:

¿Qué harías si la relación no funcionara? Muchos dicen que no es buena idea plantear esa posibilidad al comenzar un matrimonio, pero en realidad lo que se busca es saber la visión de cómo solucionar un problema de esa índole si este surgiera.

En todos los casos, lo importante es hablar clara y sinceramente de todos los temas: las sorpresas pueden ser desagradables y muy negativas.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"