10 motivos para poner punto final a un matrimonio

¡El matrimonio es algo sagrado! Esto es considerado así por más de uno. Se ha predicado y creado la afirmación de que quien se casa lo debe hacer para siempre, o por lo menos se espera que sea por un tiempo largo, pero si algo nos dice que las cosas no van bien, ¿cómo darnos cuenta de que es tiempo de dejar atrás la vida de pareja y seguir adelante?

Es muy difícil responder a esta pregunta y el tema, de entrada, desata polémicas. Si sientes que tu vida de pareja ya no es la misma, lo primero que debes hacer es sentarte a analizar qué cosas son las que crees que están afectando la relación y si son motivos realmente grandes para terminar. Un análisis descriptivo de los niveles y las tendencias del divorcio y la separación conyugal realizado por la Universidad Estatal de San Diego, nos revela que un error que cometen las parejas es que terminan sus relaciones por cuestiones emocionales (momentos de enojo, donde dicen cosas que realmente no quieren decir, pero que son tan hirientes que rompen completamente la relación), y esto pudo haberse evitado con una buena comunicación.

En toda relación de pareja se tienen altibajos y no siempre todo puede ser puro amor y miel, pero es importante conocer qué cosas se pueden cambiar y trabajar, ya que los problemas no aparecen de la noche a la mañana y es bueno hablarlos y remediarlos en el momento, ya que si crecen, son bolas de nieve que derrumbarán la relación cuando menos lo esperes.

Porque lo que deseamos es que todas las relaciones amorosas sean estables y brinden bienestar, te presentamos 10 puntos que se deben tener en cuenta para saber si en realidad debes preocuparte y buscar solución en tu relación o simplemente dejar atrás la vida en pareja.

  1. Infidelidad.

    Si una relación no va bien, la infidelidad se presenta con su mejor atuendo, esto se da cuando se busca aquello que hace falta como complemento de vida o que ya se ha perdido en la relación de pareja que se vive. Uno de los problemas más comunes en el rompimiento de matrimonios es la infidelidad, que puede ser por alguna de las dos partes. De acuerdo a la investigación del Instituto de Investigación DYM, por medio de diversas estadísticas, se obtuvo que el 56% de los hombres nunca rechazaría una aventura, aunque tengan un matrimonio o relación estable, mientras que el 35% de las mujeres son infieles para castigar al hombre con el que se encuentran o para demostrarle su inconformidad por sentirse no valoradas.

  2. Las decisiones se vuelven individuales.

    Si antes las decisiones siempre se tomaban juntos, hasta para decidir los detalles de mínima importancia, ahora las cosas han cambiado: las decisiones son individuales y si tu punto de vista o el de tu pareja pasa a ser lo menos importante, cuidado ¡algo no anda bien!

  3. Los problemas son más frecuentes.

    Al principio de la relación los problemas eran muy esporádicos y por cosas sin importancia, donde un beso y un abrazo los solucionaban, pero ahora no desaprovechan ninguna ocasión para generar un problema o discusión, se han hecho presentes los insultos, gritos y las escenas de pelea se hacen ya en cualquier lugar, esta es una señal de que la tolerancia está desapareciendo.

  4. Comunicación.

    La comunicación, así como la confianza, son ingredientes básicos en las relaciones, si ésta se perdió y no existe ningún motivo para entablar una plática cordial y tranquila, podemos saber que no hay nada más qué hacer en ese lugar.

  5. Respeto.

    Si nos damos cuenta que alguno de los puntos anteriores apareció, es porque el respeto y la confianza se perdieron y no es saludable estar al lado de una persona que no tiene consideración ni respeto por su pareja. Si el respeto se pierde, desaparece todo.

  6. Comparaciones.

    Al iniciar una relación, la idea es que todo sea amor y ayuda mutua, cuando las cosas empiezan a pintar de otro color, inician las comparaciones: no hablar sólo de el lado económico, sino de empezar a echar en cara que hace uno más que el otro, qué errores han cometido que son una carta bajo la manga para cuando sea necesario sacarlo a relucir, este tipo de situaciones son muy desgastantes y si no se les busca solución, indudablemente serán causa de una separación.

  7. De compañeros a rivales

    Cuando iniciaron su relación formaron un buen equipo donde se trabajaba en conjunto para lograr conseguir los objetivos planteados, compartían ideas y dibujaban un futuro maravilloso juntos, pero cuando alguno de los dos se excluye del equipo los problemas se presentan, ahora sus proyectos son distintos y cada uno busca ganar, ahora sus planes son individuales, por lo que poco a poco se convertirán en vidas separadas.

  8. Nadie se esfuerza.

    El amor, en cualquier relación, crece con detalles, citas, notas románticas, etc., cualquier cosa que haga sentir bien a la persona amada; si con el paso del tiempo la relación se vuelve fría y los detalles desaparecen, ya no hay citas románticas, ni detalles y los esfuerzos por recuperarlo se acabaron y ninguno de los dos hace nada por volver a encender ese fuego que en algún momento los unió.

  9. Buscar cualquier oportunidad para estar separados.

    Si el paso del tiempo ha provocado que el contacto sea el menos posible, los mensajes, llamadas, mails, han quedado en el olvido y cada uno prefiere tomar su propio camino y buscar con quien compartir lo que sucede en sus vidas: abre los ojos, ese ya no es lugar para ti.

  10. El sexo acabó.

    Nadie querría tener sexo con la persona que está obstruyendo su felicidad, esto es un hecho, ya que lo menos que se debe querer es tenerla cerca, otra cosa por la que el sexo puede desaparecer es por buscar una manera de castigar a la pareja, por no estar de acuerdo con algo, o también puede ser porque la atracción terminó y este ya no sucede ni en días festivos. Es momento de analizar qué está pasando y, si no hay solución, buscar la manera más sana de terminar.


La separación no es fácil pero si llega el momento de hacerlo, tómalo con sabiduría y madurez, es importante que lo veas como un momento de cambio, de modificar el rumbo de tu vida y de comenzar de nuevo, buscando siempre el objetivo de “ser feliz”. Si las cosas no van bien y es difícil que vayan mejor, puede ser que estés perdiendo tu vida en un agujero sin salida. Es importante no perder el amor propio y decidir luchar por estar bien con uno mismo. La vida sólo es una y la decisión de vivirla feliz es tuya.

Fuente: http://elartedesabervivir.com/10-motivos-para-poner-punto-final-a-un-matrimonio/


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"