10 cosas que le debes agradecer a tus abuelos

Si tuvieras que agradecerles a tus abuelos todo lo que te enseñaron, lo más seguro es que te falte el tiempo, pues lo que ellos brindaron a tu vida no lo alcanzas a definir con palabras. Tal vez ni siquiera te has dado cuenta de que muchas de las cosas que haces, lo que te gusta, tus gestos faciales, tu manera de hablar, etc. fueron heredadas o aprendidas desde tu niñez en el tiempo en que conviviste con ellos.

Los abuelos son personas ejemplares en la vida de las personas, pues su generación es completamente ajena a la tuya, cosa que no sucede con tus padres, y te das cuenta que su corazón y su fortaleza es algo siempre digno de admirar. Los abuelos están contigo desde que naciste y compartes con ellos tantas vivencias que disfrutar de su compañía es uno de los mejores regalos que te da la vida.
Los abuelos cuidan de nosotros y siempre están pendientes de nuestro bienestar, son prácticamente nuestros segundos papás, tienen las palabras precisas para hacernos sentir mejor, nos defienden de todo y de todos, nos brindan los mejores consejos para triunfar en la vida (y en el amor), en fin, forman parte de nuestro pasado, presente y futuro.

Hay cosas importantes que aprendemos de nuestros padres, de nuestros tíos y tías, de nuestros hermanos, pero, además de consentirnos de manera incondicional, hay diez lecciones que, definitivamente, solo podemos aprender de nuestros abuelos:

1. Reírnos de nosotros mismos. Nos enseñan que la vida no es tan seria, que de cada error aprendemos algo.
2. Por enseñarme a dejar ir las cosas que nos son importantes y aprender a despreocuparme de las pequeñas cosas.
3. A tener paciencia. Sobre todo, cuando debo enseñarles algo sobre tecnología y entiendo la paciencia que ellos me tuvieron al enseñarme a caminar.
4. Por recordarles a mis padres que ellos alguna vez fueron niños y después adolescentes, lo cual ayudó a que sus castigos fueran menos severos.
5. Por las recetas inigualables que no pueden encontrarse en ningún restaurante.
6. Por consentirme tanto y abrazarme de una manera que nadie más lo hace.
7. Porque si no fuera por ellos, nunca hubiera descubierto mis verdaderas habilidades, por eso me impulsaron a hacer lo que realmente amo.
8. Por enseñarme a aprovechar el tiempo al máximo, pues la vida se va rápido y vale la pena reír y disfrutar de cada instante.
9. Por enseñarme que las almas gemelas sí existen.
10. Y la lección más importante, me enseñaron que, aunque todo tenga un final, siempre serán parte de mi vida.

¿A quién no le gustan las historias o experiencias que vivieron y les compartieron sus abuelos? Una de las cosas que más disfrutamos de convivir con nuestros abuelos, es poder visitarlos, comer con ellos y escuchar sus historias.

Todas sus experiencias nos brindan otra visión de las cosas que nos pasan, por lo que siempre es importante hacerlos parte de nuestras experiencias, pues definitivamente, tienen un consejo que darnos; además de que resulta divertido comparar la manera en que ellos vivieron su vida, con la manera en que nosotros estamos viviendo actualmente.
Tus abuelos conocen a todos tus tíos y primos, saben todas las historias, conocen a los vecinos, están al tanto de la vida de los que te rodean, por lo que te pueden sacar de apuros cuando olvidas el nombre de algún amigo de la familia o el cumpleaños de otro familiar, son ellos los portadores de la historia y tradición de una familia.
Los abuelos tienen la paciencia que tal vez no tengan tus padres, por eso puedes hablar con ellos de la escuela, de tus hijos, de tus padres, de tus hermanos, contarles tus problemas, te dejan hablar por horas sin interrupción y tienen una respuesta para casi cualquier cosa que les preguntes.
Una de las cosas que aprenderás de tus abuelos es a cuidarte de las enfermedades por medio de remedios naturales, pues ellos han vivido en épocas donde los medicamentos no eran cosa de todos los días, por eso siempre tienen gotas de herbolaria, infusiones, pomadas, cremas o plantas que te ayudarán a aliviarte de cualquier enfermedad.
Los abuelos siempre disfrutan ver películas contigo y con tus hermanos, aunque estas fueran películas infantiles. Ahora que has crecido, ellos pueden recomendarte películas que les gustan.
Tu abuelo y tu abuela son los mejores confidentes, los más leales. Puedes hablar con ellos de temas que tal vez no te atreves a platicar con tus padres; incluso guardan tus secretos si estos no ponen en riesgo tu salud y tu integridad. Los abuelos nunca te juzgan, incluso a pesar de que tengamos un mal comportamiento. Al contrario, tratarán de entendernos y harán lo que esté en sus manos por regresarnos al camino correcto.


Los abuelos son las personas más generosas, no solo pueden ayudarte con recursos económicos si se los pides, sino que se desbordan en ternura y amor hacia todos sus nietos. Siempre les pareces la más hermosa y el más guapo, aun cuando tú no lo consideres así; por este amor que te tienen, te enseñan a ser fuerte, a tener valentía para hacerte respetar frente a los demás.
Además de tus padres, tus abuelos son las personas que más te impulsan a alcanzar tus sueños, porque siempre te brindan esperanza aun en los peores momentos de tu vida, aun cuando hayas dejado de creer en ti mismo.

Todas estas razones harán que ames a tus abuelos, aún después de que ellos hayan fallecido. Únicamente tienes que poner atención a los detalles y estar dispuesto a escuchar todo lo que ellos tienen para decirte.

Si aún los tienes contigo, llámales y dales las gracias por haberte brindado una infancia feliz. Es bueno recordar que siempre están ahí y que el amor y aprecio que te tuvieron no terminará nunca, porque tú llevarás en tu interior todo lo que ellos te enseñaron, por lo tanto, dedícales tiempo mientras estén a tu lado, porque ellos siempre estarán dispuestos a darte sin esperar nada a cambio.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"