10 cosas que aprendes de ser criada por una madre fuerte

1. Aprendes el valor de la independencia.

No necesitas un hombre que te salve ni a nadie que te cuide, aprendes con el ejemplo que es capaz de vivir una vida plena y feliz sin tener que compartirla con otra persona.

Aprendes que puedes construir una casa, criar hijos, cocinar y lavar los platos mientras tienes una carrera próspera. Aprendes bastante a ser super mujer.

2. Aprendes el significado del amor incondicional.
Viste a tu madre sacrificar su tiempo, salud y juventud para ti y tus hermanos, sin embargo, nunca se quejó ni se jactó de cuánto estaba sufriendo ni de cuánto estaba haciendo. Ella siempre tenía una sonrisa en su rostro y estaba felizmente dando más y más de sí misma. Ella te enseñó cómo se ve el amor desinteresado e incondicional, y sabes que no podrás encontrar ese amor en ningún otro lugar.

3. Aprendes a amarte a ti misma.
Aprendes a alejarte de las cosas que no están destinadas a ti, aprendes a seguir adelante incluso cuando el mundo entero está en tu contra y aprendes a creer en ti misma cuando todos dudan de ti. Aprendes que las malas notas, los desajustes y los fracasos no te definen; lo que te define es cómo te recuperas de todos los contratiempos y cuánto luchas por la vida que deseas.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"