10 Actitudes que los hombres odian y los hacen huir de ti

Esto es para que lo tengas en cuenta, en caso de que alguna vez te hayas preguntado qué actitudes hacen que los hombres puedan huir de las mujeres.

A pesar de que la mayoría de las mujeres nos esforzamos por encontrar a la persona correcta para poder tener una buena relación, por lo general nos arreglamos y tratamos de salir a distintos lugares en donde podamos conocer personas nuevas, sin embargo, nos suele pasar que en el camino quizás no notamos que tenemos ciertas actitudes que pueden hacer que sin querer ahuyentemos a los hombres. Si es que crees que esto te puede estar pasando a ti o a alguien que conoces, entonces toma nota para que trates de bajarle a la intensidad en estas conductas que te explicamos a continuación:

Criticar y chismear.

A la mayoría de los hombres, les aburren los chismes o las críticas hacia el resto, entonces no les gusta cuando las mujeres hablan por mucho tiempo acerca de aspectos negativos de otras personas, o si es que inventan chismes y rumores. Esto es peor cuando ellos notan que la mujer solamente quiere atraer atención hacia ella.

Hablar con groserías.

El punto está en hablar con demasiadas groserías, es inevitable el decir una que otra palabrota ante situaciones que lo ameritan, pero si la mitad de lo que dices son palabras altisonantes y si además, las dices ante la menor provocación, entonces es probable que los hombres puedan generar cierta distancia.

Por otro lado, hay ciertos lugares en donde en general, se espera que las mujeres no digamos muchos garabatos, entonces está bueno que también tengas en cuenta en el lugar en donde te encuentras. Recuerda que los hombres que tienen clase, en general buscan a una pareja que pueda medir su lenguaje y que lo adecue al contexto y a la situación.

Ser demasiado dominante y ególatra.

En un extremo está el hecho de que seas dominante y ególatra, en donde le haces sentir que le estás haciendo un favor al andar con él y en donde siente que tiene que hacerte favores o todo lo que le pidas. En cambio, en el otro extremo está el ser sumisa y hacer de todo para que él te aprecie.

Claramente ninguno de los dos extremos es lo ideal. La idea es poder llegar a un equilibrio entre estos dos aspectos ya que la mayoría de los hombres que son inteligentes emocionalmente, prefieren una relación que sea más bien igualitaria, es decir, en donde ninguno domina y ninguno sólo “se deja”.

Que hables sin escuchar.

Esto pasa si es que te dedicas a contarle cosas de tu propia vida, como: aventuras, planes y anécdotas, pero cuando él responde a ellas, entonces no le das la importancia que se merece cuando él cuenta las suyas.

Si es que tienes esta costumbre, entonces lo más probable es que él no soporte esto por mucho tiempo, se de la vuelta y se ponga en plan de encontrar a otra persona con la cual compartir su vida.

Ser una fiestera sin control.

Este punto se refiere a irse al extremo con las fiestas, es decir, todas queremos salir de fiesta, pero tenemos que tener un límite.

Si es que estás de fiesta casi todos los días o más de 3 días a la semana y luego, estás con resaca los días restantes, puede ser que algunos hombres la piensen antes de tratar de seguirte el ritmo.

También, puede ser que los hombres tengan la necesidad de conocerte un poco más a fondo, pero que no se les de la oportunidad con facilidad, si es que van a una fiesta y estás todo el tiempo con una música estridente que no los deja hablar.

Llorar por todo.

Todas las mujeres somos sensibles, y pasamos por situaciones que nos harán llorar, pero es muy distinto que lloremos producto de que nos sentimos afectadas a que usemos nuestro llanto con el propósito de conseguir algún capricho o para terminar alguna discusión. Esto hace que se puedan sentir manipulados o que no pueden expresar libremente sus sentimientos, por miedo a que terminemos llorando.

Decir que “sí” a todo.

En general, a los hombres no les gustan las mujeres que no parecen tener una opinión propia. Una cosa es no generar conflictos, pero otra cosa muy distinta es realmente no tener una opinión o lo que es peor, tener una opinión, pero no saber defenderla con carácter.

Si es que ve que haces planes sólo por seguir al resto y que te dejas llevar mucho por otras personas, entonces puede pensar que no sabes lo que quieres o que no tienes un rumbo claro en la vida. Él quiere una pareja, no un títere sin voluntad.

No estar disponible nunca.

Pese a que varias crecimos con el antiguo refrán de “dejarnos desear”, hay que tener cuidado con que el hombre se frustre tantas veces. Esto puede ocasionar que él pierda el interés o que deje de intentar tener algo con nosotras.

Aunque a muchas nos puede pasar que realmente estamos muy ocupadas, sobre todo cuando no estamos acostumbradas a tener una relación con otro y es un tiempo más que debemos encajar en nuestra ocupada agenda, de todas maneras debemos tratar de hacernos el tiempo para pasarlo bien con nuestra posible futura pareja.

Ser dependiente y materialista.

Para nadie resulta atractiva una mujer que: está constantemente pendiente de que le den cosas que necesita, que quiere que otros le hagan favores o tal vez, planea con sus conductas conseguir cosas materiales. En cambio, una mujer que valora más otros aspectos como: el amor, la independencia o la compañía, siempre tendrá la ventaja.

Hablar mal de tu ex.

Esto es algo que tal vez te sorprenda, pero si es que tienes las siguientes conductas: haces comentarios que reflejen que tienes un odio hacia tu ex, si es que cada vez que puedes hablas mal de él o si es que lo tratas como si fuera tu peor enemigo, puede ser que plantees la sospecha de que aún sigues enganchada de él.

También pueden pensar que no has aprendido lo suficiente de los errores pasados, que quizás eres un poco inmadura al no poder superar las situaciones. En resumidas cuentas, no das una imagen de estar lista para una nueva relación. Además, de que ningún hombre quiere arriesgarse a que si es que las cosas no funcionan bien, que luego hables así de él y que le hagas mala fama.

Para finalizar, queremos agregar que la mayoría de las actitudes que nombramos son malas en sí, es decir, repercuten negativamente no sólo a nivel de encontrar una pareja, sino que pueden afectar cualquier relación humana.

Además, te queremos advertir que si es que conoces a algún hombre que se siente atraído por estas conductas, quizás quieras reevaluar qué tipo de persona es y si es que lo quieres como pareja.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"